Los humedales españoles afrontan la peor sequía del siglo en su Día Mundial

Los humedales españoles "celebran" su Día Mundial acosados por las reiteradas amenazas que han puesto en serio peligro a más de la mitad de estos ecosistemas y a las que se suma este año la sequía más severa del último siglo. Porque, aunque la variabilidad hídrica de los humedales mediterráneos es una de las características singulares de algunos de ellos, la realidad climatológica de los últimos meses ha contribuido a empeorar el estado de otros muchos, recuerda SEO/BirdLife.
Las Lagunas de Villafáfila, en la provincia de Zamora, uno de los humedales más importantes de Castilla y León (2017). EFE/Archivo/Mariam A. MontesLas Lagunas de Villafáfila, en la provincia de Zamora, uno de los humedales más importantes de Castilla y León (2017). EFE/Archivo/Mariam A. Montesinos

La sequía ejerce además mayor presión en aquellos humedales de interior y endorreicos, como la laguna de Fuente de Piedra (Málaga), la Albufera de Valencia o el pantano de El Hondo (Alicante), o en grandes sistemas lacustres, como las Tablas de Daimiel (Ciudad Real).
Para la directora ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz, “la realidad climática evidencia que España puede convertirse en un desierto”, por lo que el Gobierno “tiene que cumplir la Directiva Marco de Agua, que es clarísima en cómo debe tratarse el recurso”.
Por su parte, Roberto González, responsable del programa de Aguas de la organización, ha explicado que la planificación que se hace en España del uso del agua no tiene en cuenta la sequía como algo estructural, sino que cuando se da un periodo seco se activan “medidas excepcionales”.
“Y esto aporta más estrés a ecosistemas acosados ya por la sobreexplotación de los acuíferos, la contaminación de las aguas superficiales y subterráneas o el deficitario régimen de caudales ecológicos”, ha explicado.
El Día Mundial de los Humedales, que se celebra cada 2 de febrero desde el año 1977 para conmemorar la firma en Ramsar (Irán) del Convenio sobre los Humedales, se centra este año en los ecosistemas húmedos urbanos.
Se trata de los humedales más cercanos a la ciudadanía -arroyos, charcas, lagunas, ríos, playas o estuarios- y en muchos casos los menos valorados y los que más presiones soportan por estar rodeados de infraestructuras o núcleos urbanos.
Bajo la premisa #DejenElAguaCorrer, SEO/BirdLife recuerda que en algunos de estos espacios “basta con permitir que el agua fluya en cantidad y calidad suficiente para que recuperen su aspecto más natural”, y hace un llamamiento a los ayuntamientos para que atiendan a los humedales susceptibles de ser restaurados.
En este sentido, Beatriz Sánchez, responsable del Programa de Biodiversidad Urbana de la ONG, ha reclamado que “los humedales urbanos sean integrados en la planificación, el desarrollo y la rehabilitación urbana, como elementos fundamentales para que pueblos y ciudades sean más habitables y tengan mayor cohesión social”.
Turberas, pantanos, marismas, lagos, deltas, bajos de marea, zonas marinas costeras, manglares, arrecifes de coral, ojos de agua, arrozales, embalses o salinas también son humedales, ricos en biodiversidad, imprescindibles como reguladores del clima y para el abastecimiento de agua dulce, esencial para la supervivencia humana.
Sin embargo, han sido sobreexplotados durante siglos, objeto de planes de desecación y vertedero de todo tipo de sustancias peligrosas; hoy, el 60 por ciento de las zonas húmedas en España ha desaparecido y la mitad de las que quedan se encuentran gravemente alteradas, según un informe de Ecologistas en Acción.
Para esta ONG, la elaboración de los planes de sequía por parte del Gobierno debe incluir medidas de protección de los caudales ambientales y el control de las extracciones para paliar los efectos de la sequía y evitar la sobreexplotación.
El Estado español se adhirió al Convenio Ramsar en 1982 y hasta la fecha ha incorporado a la Lista de Humedales de Importancia Internacional 74 espacios, algunos tan emblemáticos como Doñana, las Tablas de Daimiel, el Delta del Ebro, las lagunas de Villafáfila o la Albufera de Valencia.
A lo largo de todo el fin de semana, muchos humedales acogerán actividades dirigidas a todos los públicos, como la reserva sevillana Cañada de los Pájaros, que liberará ejemplares de focha cornuda, cerceta pardilla o porrón pardo criados en cautividad.
El Urdaibai Bird Center de Vizcaya organizará visitas gratuitas y anillamiento científico de aves y la Casa de la Naturaleza Humedales del Anillo Verde de Santander recorridos guiados y talleres.
El ayuntamiento cántabro de Piélagos realizará una ruta interpretativa por el Parque Natural de las Dunas de Liencres, el Parque Nacional de Monfragüe acogerá un taller de introducción a la biodiversidad de los ríos de la zona y la Diputación de Álava organizará actividades en los embalses del Zadorra. EFE

Etiquetado con:
Publicado en: Documentos