Es hora de que el Consejo de Estado se pronuncie al ser aprobada la ley de presidencia catalana

La Comisión Permanente del Consejo de Estado se reúne este lunes para dictaminar sobre la ley de presidencia catalana, un paso preceptivo para que el Ejecutivo recurra al Tribunal Constitucional y frene así una investidura a distancia de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat.
El exconseller Francesc Homs (c), a su llegada hoy al Tribunal Supremo, donde se le comunicará junto a los exmiembros de la Mesa del Parlament, sus aEl exconseller Francesc Homs (c), a su llegada hoy al Tribunal Supremo, donde se le comunicará junto a los exmiembros de la Mesa del Parlament, sus autos de procesamiento por delitos de prevaricación, malversación y desobediencia. EFE

 

El Consejo de Ministros acordó el viernes solicitar el preceptivo informe al Consejo de Estado con carácter de urgencia, después de que el pleno del Parlament aprobara la ley, con el apoyo de la mayoría de JxCat, ERC y la CUP.

La Comisión Permanente del Consejo de Estado estudiará el informe redactado por la Sección Primera del Consejo de Estado, que preside Landelino Lavilla, y que entiende de los asuntos procedentes de la Presidencia del Gobierno y de los ministerios de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales y de Asuntos Exteriores y Cooperación, así como los temas relativos a conflictos sobre la autonomía local.

Tras la aprobación del dictamen, que es preceptivo pero no vinculante, el Consejo de Estado remitirá su informe al Ejecutivo, para la presentación del anunciado recurso al Tribunal Constitucional.

La reforma, aprobada por el procedimiento de lectura única pese a que el Consejo de Garantías Estatutarias lo desaconsejaba, habilita al Parlament a investir al presidente de la Generalitat por vía telemática.

La modificación de la ley contó con un total de 70 votos que incluyen los delegados del propio Puigdemont y Antoni Comín y los diputados en prisión, mientras que se opusieron los 64 parlamentarios de Ciudadanos, PSC-Units, Catalunya en Comú-Podem y PPC.

Plantea así que se puedan hacer debates de investidura del presidente de la Generalitat sin que el candidato esté presente en el hemiciclo, con una autorización previa del pleno por mayoría absoluta, algo que no avaló el Consejo de Garantías Estatutarias, aunque su informe no es vinculante.

El Tribunal Constitucional vetó en abril la investidura de Puigdemont como presidente de la Generalitat de Cataluña de manera telemática o mediante cualquier formula que no implique su presencia en el Parlament y, además, con permiso judicial.

El pasado sábado, miembros de JxC que mantuvieron un encuentro en Berlín, aprobaron volver a intentar investir a Puigdemont como presidente de la Generalitat antes del 14 de mayo, a ocho días de la fecha límite antes de que sean convocadas unas nuevas elecciones, si bien abrió la puerta a plantear un plan D, un cuarto candidato a la investidura.

La portavoz de la formación, y para algunos posible candidata a la Generalitat, Elsa Artadi, ha asegurado que Carles Puigdemont será investido presidente de Cataluña “ahora o más adelante, eso es seguro” y afirma que “hay una ventana de oportunidades” para restituirlo en el cargo antes de que el TC tenga tiempo de suspender la ley de Presidencia.

En respuesta, el líder En Comú-Podem en Cataluña, Xavier Domènech, ve grave que la decisión de elecciones esté en manos de Puigdemont. A su llegada al Tribunal Supremo este lunes, acompañando al diputado de su formación Juan Josep Nuet y uno de los cinco exmiembros de la Mesa del Parlament que hoy comparece acusado de un delito de desobediencia, ha lamentado que la política catalana se haya convertido en un lema: “Puigdemont o lo que decida Puigdemont”.

“Y ese lema no ayuda a salir de la situación en la que estamos” ha asegurado.

En estos últimos días hemos visto como el grupo parlamentario del expresidente catalán Carles Puigdemont se aferra a la investidura a distancia de su líder antes del 14 de mayo.

Enfrente, desde ERC su diputado -de Demòcrates- Antoni Castellà, apuntaba el pasado viernes que “es posible” que la modificación de la Ley de Presidencia para incluir la posibilidad de una investidura telemática no sirva para hacer a nadie presidente porque “se la cargarán”.

“Es posible que esta modificación de ley no sirva para investir a nadie porque se la cargarán como se cargan todo lo que no les gusta usando los aparatos del Estado”, señaló. EFE

 

 

imagen

imagen