Un Gobierno experimentado, con amplia mayoría femenina y ánimo de permanencia

Solvencia y experiencia son los dos ingredientes que Pedro Sánchez ha intentado conjugar en su Gobierno, conformado con voluntad de durar y con cuya composición envía un mensaje de confianza a las instituciones europeas y apuesta de forma inequívoca por la defensa de la igualdad de las mujeres.
Los nuevos ministros designados por Pedro Sánchez esperan para prometer su cargo ante el Rey Felipe VI, esta mañana en el Palacio de la Zarzuela, enLos nuevos ministros designados por Pedro Sánchez esperan para prometer su cargo ante el Rey Felipe VI, esta mañana en el Palacio de la Zarzuela, en Madrid. EFE

 

Carlos Moral

 

Once de las diecisiete carteras, entre ellas algunas de las más importantes, como Economía, Defensa y la única vicepresidencia, estarán ocupadas por mujeres, un hito no solo en la democracia española sino en el mundo, y que entronca con las históricas manifestaciones feministas que recorrieron España el pasado 8 de marzo.
El otro propósito que ha guiado el diseño del Gobierno de Sánchez ha sido el de transmitir una imagen de estabilidad y dejar claro que los compromisos adquiridos con la Unión Europea se cumplirán, con objeto de disipar las dudas que pueda suscitar en Europa y en los mercados un Ejecutivo que solo tiene detrás 84 de los 350 escaños del Congreso.

Un tercio de los miembros del nuevo Gabinete son independientes y muchos tienen un amplio bagage profesional al margen de la política. Carmen Calvo, ex ministra de Cultura (2004-2007) en el Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, será la vicepresidenta y además se encargará del Ministerio de Igualdad y de las Relaciones con las Cortes.

Calvo ha promovido en los ultimos meses dos de las iniciativas estrella del PSOE, la Ley de Igualdad Salarial y la Ley de Igualdad de Trato entre Hombres y Mujeres. Además, negoció con el Gobierno de Mariano Rajoy la aplicación del artículo 155 -intervención de Cataluña- lo que refuerza el mensaje de que la eventual apertura de un diálogo con los independentistas catalanes no traspará los límites de la Constitución y el Estatuto de autonomía.
En esa línea se inscribe también el nombramiento del catalán Josep Borrell, exministro en la época de Felipe González, expresidente del Parlamento Europeo y que en los últimos meses ha prodigado sus intervenciones en actos en contra de la independencia de Cataluña.
También tendrá un papel relevante en la posible distensión del conflicto de Cataluña otra socialista catalana, Meritxell Batet, ministra de Administraciones Pública y que ocupó el segundo puesto en la lista de Pedro Sánchez a La Moncloa en 2005.
Junto a Batet, Sánchez ha incluido en el Gobierno a dos de sus colaborades más cercanos en el grupo socialista, José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE y ahora ministro de Fomento, y Margarita Robles, hasta ahora portavoz en el Parlamento y nueva ministra de Defensa.
La vocación europeísta y de cumplir con los compromisos de Bruselas queda explícita con el nombramiento de la responsable del presupuesto de la UE, Nadia Calviño, cuyo nombramiento ha sido bien acogido en el mundo financiero.
Calviño compartirá el área económica con María Jesús Montero, hasta ahora consejera en el Gobierno de Susana Díaz en Andalucía y nueva ministra de Hacienda. Otra consejera socialista que asume responsabilidades en el Gobierno, en este caso en Sanidad, es la valenciana Carmen Montón.
Lo mismo ocurre con Isabel Celaá, que fue consejera de Educación del Gobierno vasco, cartera que desempeñará ahora -también será portavoz en el Gabinete de Sánchez-; Luis Planas, exconsejero del Gobierno andaluz y rival de Susana Díaz en unas primarias -no presentó los avales-, que será ministro de Agricultura; y Magdalena Valerio, que fue consejera de Trabajo y Empleo de Castilla-La Mancha y ahora asume el Ministerio de Trabajo.
El Gobierno también incluye “fichajes” de relumbrón de ámbitos ajenos a la política: el astroanuta Pedro Duque se encargará de Ciencia, Innovación y Universidades; el periodista y escritor Maxim Huerta de Cultura; y el magistrado Fernando Grande Marlaska, vocal del Consejo General del Poder Judicial y exjuez de la Audiencia Nacional española, será el responsable del Ministerio del Interior.
Completan el Ejecutivo Dolores Delgado, ministra de Justicia y hasta ahora fiscal coordinadora contra el terrorismo yihadista en la Audiencia Nacional; Teresa Ribera, responsable de Transición Ecológica, quien fue secretaria de Estado de Cambio Climático; y Reyes Maroto, ministra de Energía, experta en presupuestos y diputada socialista en la Asamblea de Madrid. EFE