El Gobierno eleva un 4,4% el techo de gasto para 2019, hasta 125.064 millones, y rebaja el crecimiento del PIB al 2,2 % en 2020

El Consejo de Ministros ha aprobado el límite de gasto no financiero para 2019, que ha situado en 125.064 millones de euros, un 4,4 % superior al de este ejercicio, lo que constituye el primer paso para la elaboración de los Presupuestos del próximo año, y ha rebajado la tasa de crecimiento del PIB al 2,2 % para 2020, frente al 2,3 % previsto por el anterior Ejecutivo del PP, y estima que crecerá el 2,1 % en 2021, dos décimas menos respecto al último cuadro macroeconómico.
Las ministras de Hacienda, María Jesús Montero, Portavoz, Isabel Celaá, y de Economía, Nadia Calviño, durante la rueda de prensa celebrada tras eLas ministras de Hacienda, María Jesús Montero, Portavoz, Isabel Celaá, y de Economía, Nadia Calviño, durante la rueda de prensa celebrada tras el Consejo de Ministros. EFE/Ballesteros

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha explicado durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que el objetivo es desarrollar un presupuesto expansivo “que garantice una recuperación económica justa”.
El Consejo también ha aprobado los objetivos de déficit y deuda para el periodo 2019-2021 comunicado a Bruselas, que eleva el objetivo de déficit hasta el 1,8 % del PIB en 2019, el 1,1 % en 2020 y el 0,4 % en 2021 -por encima del 1,3 %, el 0,5 % y el superávit previsto anteriormente-.
Para 2019, el reparto de los objetivos de déficit se sitúa en el 0,4 % del PIB para la administración central (una décima más que en la anterior senda), el 1,1 % para la Seguridad Social (dos décimas más) y el 0,3 % para las comunidades autónomas (dos décimas más).
Para 2020, la administración central tiene un objetivo de equilibrio; la Seguridad Social, 0,9 %, cuatro décimas más que en la anterior senda, y las comunidades autónomas, del 0,1 %, una décima más.
En 2021, la totalidad del déficit previsto, un 0,4 % del PIB, será para la Seguridad Social.
Esta relajación del camino de corrección del déficit, que concede 6.000 millones adicionales a las administraciones, tiene el objetivo de “no lastrar el crecimiento y la creación de empleo” e impulsar políticas públicas que recuperen los derechos de los ciudadanos.
En cuanto a la regla de gasto -que fija el porcentaje máximo que puede aumentar el gasto en cada administración cada año- se fija en el 2,7 % para 2019 (igual que en la anterior senda), el 2,9 % para 2020 (una décima más) y el 3,1 % para 2021.
El Gobierno también ha flexibilizado los objetivos de deuda pública, hasta el 96,1 % del PIB en 2019 (antes 95,4 %), el 94,1 % para 2020 (antes 92,5 %) y el 91,5 % en 2021 (antes 89,1 %).
La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, ha destacado que mantiene las previsiones para este año y el que viene en un alza del PIB del 2,7 % y en el 2,4 % respectivamente y que se trata de unas estimaciones realistas y prudentes.
Calviño ha explicado que a partir de 2019 se producirá una ralentización del crecimiento de la actividad, lastrado por una elevada tasa de paro, y que tanto el crecimiento del consumo privado como público y la inversión bajarán algunas décimas.
En este sentido, el nuevo cuadro macroeconómico estima un incremento de la demanda nacional para 2018 del 2,5 % y del 2,2 % para 2019.
El consumo privado aumentará el 2,4 % este año y se ralentizará a partir de 2019 con un incremento del 1,9 % y del 1,8 % para 2020 y del 1,7 % para 2021.
El consumo de las administraciones públicas aumentará el 1,5 % a finales de 2018 y bajará en 2019 al 1,4 %.
En cuanto a la inversión, este año crecerá el 4,2 % y el 4 % en 2019.EFE