El Gobierno aprueba el sobrecoste en la construcción del submarino S-80 Plus

El Gobierno español ha autorizado un incremento del presupuesto en el programa de construcción del submarino S-80 y ha dado el visto bueno a la reprogramación de las anualidades del proyecto especial de modernización de las Fuerzas Armadas que afectan al sumergible, para el que va a destinar más de 1.771 millones de euros.
Infografía del submarino S-80 facilitada por Navantia.Infografía del submarino S-80 facilitada por Navantia.

Gerardo Domínguez

El programa del submarino S-80 (ahora bautizado como S-80 Plus) consiste en el diseño y construcción de cuatro submarinos no nucleares de alta tecnología y con capacidades superiores a otros en servicio. Un desarrollo que la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha calificado de “fundamental” para las Fuerzas Armadas españolas.

El fondo de la cuestión se encuentra en el retraso en la entrega de los cuatro submarinos, S-80 Plus que las Fuerzas Armadas españolas han encargado a Navantia, y que dotarían a la marina militar de una capacidad esencial para acometer las misiones que tiene encomendadas. Según el primer plazo de entrega, la Armada (nombre de la marina militar española) debería haber recibido los primeros submarinos a partir del 2012.

Unos planes truncados por los problemas surgidos en la construcción de un navío, llamado a servir de revulsivo a las Fuerzas Armadas españolas, pero que por problemas en el diseño ha obligado a postergar el calendario de entrega estimado ahora entre septiembre de 2022 y julio de 2027.

La principal dificultad que han encontrado los ingenieros de Navantia ha sido la flotabilidad del submarino. En concreto un exceso de peso de alrededor de 100 toneladas, lo que dificultaba en extremo que la nave ascendiera a la superficie. La solución que encontraron los expertos fue alargar 10 metros su longitud, lo que permitía repartir el peso en una mayor superficie.

Pero casi seis años después de la entrega estimada del primer submarino, el programa del S-80 no sólo ha dejado en el aire la agenda inicial sino que ha incrementado su precio. De los 1.775 millones de euros pagados en 2004, se ha pasado a los casi 4.000 millones que costaría el primero de los sumergibles de su clase.

Además, y como consecuencia del cambio de diseño del submarino, el Ministerio de Defensa se verá obligado a dragar y ampliar los muelles de la base naval de Cartagena donde fondearán los nuevos submarinos. Las obras significan un nuevo sobrecoste en el proyecto del S-80, en este caso de cerca de 16 millones de euros.

Otra de las consecuencias del retraso en el programa ha sido la necesidad de emprender la ejecución de obras de la quinta gran carena (revisión a fondo) del submarino “Galerna”, de la clase S-70, con la intención de prolongar su vida útil más allá de los 30 años, una decisión obligada por la necesidad de mantener al menos dos submarinos en servicio.

Actualmente la Armada española cuenta con tres submarinos operativos, todos de la clase S-70: “Galerna”, “Tramontana” y “Mistral”, que entraron en servicio entre los años 1983 y 1986. Hay que recordar que hasta 2012 la Marina contaba además con el “Siroco”, retirado del servicio ese mismo año.

Junto a las prioridades estratégicas y operativas que hacen del proyecto del S-80 vital para el futuro de las Fuerzas Armadas españolas, nos encontramos con la vertiente social y comercial de su construcción. Primero por representar una fuente de riqueza generadora de puestos de trabajo en la zona de Cartagena (Murcia) donde están ubicados los astilleros de la empresa Navantia donde se construyen los submarinos.

A ello podemos sumar la importancia que tiene el desarrollo de este modelo para la estrategia de crecimiento a nivel mundial de Navantia, sobre todo si tenemos en cuenta que según fuentes de la constructora ya tiene algunos clientes interesados en el submarino.

En definitiva, un producto de vanguardia con el que Navantia pretende prolongar sus éxitos en la construcción naval y que podría abrir nuevos mercados a la empresa española.

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Análisis