George Weah, el único Balón de Oro africano, nuevo presidente de Liberia

El exfutbolista George Weah, único Balón de Oro africano (1995) y considerado mejor jugador de la historia del continente, jura su cargo como presidente de Liberia entre promesas de unidad nacional, libertad, igualdad y lucha contra la pobreza y la corrupción.
George Weah, el único Balón de Oro africano, nuevo presidente de Liberia. EFE/A.JallanzoGeorge Weah, el único Balón de Oro africano, nuevo presidente de Liberia. EFE/A.Jallanzo

Weah tomo posesión en presencia de la jefa de Estado saliente, la Nobel de la Paz Ellen Johnson-Sirleaf, simbolizando el primer traspaso de poderes entre dos presidentes elegidos democráticamente en 74 años.
Vestido de blanco y entre ensordecedoras ovaciones, el nuevo presidente subrayó que los ciudadanos pertenecen “primero a Liberia, antes que a cualquier tribu”, en línea con sus reclamos de unidad nacional y de resolver las diferencias políticas mediante los mecanismos previstos por el Estado de derecho.
Weah, quien hasta ahora era senador por la circunscripción de Montserrado, la más poblada de Liberia, venció tanto en la primera como en la segunda vuelta de los comicios como número uno del opositor Congreso por el Cambio Democrático (CDC), imponiéndose al candidato oficialista, el hasta ahora vicepresidente del Gobierno, Joseph Boakai.
El nuevo jefe de Estado de esta pequeña nación de África occidental se hizo con el 61,5 % de los votos en la segunda vuelta, celebrada el pasado 26 de diciembre.
No era la primera vez que se presentaba a las elecciones: en 2005 perdió ante Johnson-Sirleaf, quien ha gobernado el país hasta ahora, y en 2011 se incorporó como número dos de la candidatura de Winston Tubman, el sobrino de William Tubman, el presidente más longevo de la historia del país, aunque la presidenta resultó reelegida.
Criado en un barrio chabolista de Monrovia, Weah se propuso ser un futbolista de talla mundial y lo consiguió; se propuso ser presidente de Liberia y lo consiguió, y ahora se propone acabar con algunos de los problemas más arraigados del país como la pobreza y la corrupción.
Liberia, con unos 4,6 millones de habitantes, sufrió dos guerras civiles (1989-1996 y 1999-2003) que costaron la vida a más de 150.000 personas y que causaron centenares de desplazados y refugiados.EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Protagonistas