George W.Bush expone sus pinturas en Dallas

El expresidente de Estados Unidos George W. Bush, reciclado ahora en pintor, exhibe en su reluciente museo presidencial de Dallas (Texas) treinta retratos de los mandatarios con los que más trató y congenió.
EFE/Leo La ValleEFE/Leo La Valle

Blair, Merkel, Putin, Aznar, Uribe, Berlusconi y Al-Maliki son algunos de los elegidos, a quienes pintó a partir de fotografías e inspirado por los encuentros que mantuvieron entre 2001 y 2008.

“Dediqué mucho tiempo a la diplomacia personal y aprendí sobre sus familias, sobre lo que les gusta y les disgusta, hasta el punto de que me sentí cómodo pintándolos”, explicó el expresidente en un vídeo de bienvenida a la prensa, en la presentación de la exposición titulada “El Arte del Liderazgo”.

Bush hijo cuenta que ha pintado durante un año a “amigos y a no necesariamente amigos”, pero todos ellos mandatarios con los que compartió tiempo. “Para explicar qué sensaciones me producen, tengo que haberlos conocido bien”, justifica.

“Todavía tengo mucho que aprender”, admite Bush, que basa todos sus retratos en fotografías, recurre siempre al formato de busto y muestra una pincelada gruesa de colores densos.

Le surgió este apego a las artes después de leer el ensayo “Painting as a Pastime” (Pintar como pasatiempo), en la que el exprimer ministro británico Winston Churchill describía las sensaciones y la intimidad del pintor con la tela, el óleo y la realidad.

El pasaje de homenaje a Aznar está acompañado por un juego de figuras de ajedrez de madera que el político español le regaló y un ejemplar de su libro “Ocho años de gobierno: una visión personal de España”, con una dedicatoria para Bush.

Las palabras manuscritas demuestran que Aznar y Bush acabaron sus respectivos mandatos como aliados; con otros mandatarios retratados, como el ruso Vladimir Putin, la relación empeoró.

Etiquetado con:
Publicado en: Protagonistas