Gaza: la economía es también víctima de la ofensiva militar

Los comercios, las fábricas; todos los negocios en general permanecen parados desde que la ofensiva militar israelí comenzó hace 14 días en Gaza.
Un palestino camina entre los escombros de una casa destruida tras bombardeos israelíes en el este de Gaza (Palestina) del 10 de julio de 2014. EFE/AUn palestino camina entre los escombros de una casa destruida tras bombardeos israelíes en el este de Gaza (Palestina) del 10 de julio de 2014. EFE/Archivo/Mohammed Saber

Saud Abu Ramadan 

Economistas y analistas aseguran que el violentoe intenso ataque sobre la franja ha matado a la pequeña economía local, que a duras penas sobrevivía, debilitada, tras ocho años de bloqueo.

La llegada de la ofensiva no ha hecho sino endurecer, más aún, las restricciones impuestas sobre la entrada y salida de bienes y personas, hiriendo de muerte la deteriorada economía de la que depende la subsistencia de casi 1,8 millones de personas en Gaza. 

La actual es la tercera gran operación militar de Israel sobre la franja desde que en 2007 Hamás se hiciera con el control del territorio. Tras las dos primeras, en 2008 y 2012, cerca de 1.700 locales comerciales e industriales desaparecieron en Gaza, mientras que en la actual decenas de fábricas también han sido destruidas o dañadas, se quejan los negociantes.

Ali Hayek, vicepresidente de la Asociación de Comerciantes de Gaza, reitera que los dos operativos anteriores destrozaron la gran parte del tejido comercial y que, en esta ocasión “se terminó con lo que quedaba”.

Cuando el pasado 8 de julio Israel inició su ofensiva, Gaza, en términos económicos, ya era una preocupación. Sufría de altos índices de desempleo y pobreza debido, en parte, a las prohibiciones para importar diferentes materiales de construcción, agrícolas o industriales.

Ahora, el creciente número de casas y edificios destruidos, sumados a esta carestía de materiales para su reconstrucción, abren un difícil escenario para las cerca de 90.000 personas que abandonaron sus hogares ante el riesgo de bombardeos en la zona. 

El presidente de la Unión de Constructores palestinos, Nabil Abu Moleileq, advirtió de que los incesantes ataques israelíes sobre infraestructuras, entre ellas tuberías, alcantarillado, telecomunicaciones y electricidad sumirán a Gaza en una catástrofe.

Además de las restricciones de entrada, Israel también mantiene restricciones sobre las exportaciones gazatíes al exterior. Desde el enclave, 100 camiones partían cada día cargados de productos antes del comienzo del bloqueo.

Pero a partir de 2007, prácticamente ningún bien sale de allí, causando unas pérdidas de unos 50 millones de dólares al día.

Expertos en Gaza como Maher Tabala analizan que el reciente ataque israelí ha agravado la crisis económica y comercial.  Tabala subrayó que un eventual alto al fuego entre las partes debería considerar el fin total del bloqueo y la reapertura de los pasos comerciales para que Gaza dejara de ser una esclava de las asfixiantes restricciones de seguridad israelíes.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es