Francesc Homs, la voz de Artur Mas en Madrid

Francesc Homs, al que el Tribunal Supremo juzga por desobedecer al Tribunal Constitucional cuando prohibió la consulta soberanista del 9 de noviembre de 2014, es el hombre de confianza del expresidente catalán, Artur Mas, y el actual portavoz en el Congreso del PDeCAT, el partido sucesor de Convergencia.
Francesc Homs, diputado y exconseller de Presidencia de la Generalitat. EFE/Archivo/BallesterosFrancesc Homs, diputado y exconseller de Presidencia de la Generalitat. EFE/Archivo/Ballesteros

 

Carlos Moral

Como el propio Mas y las exconsejeras del Gobierno catalán Joana Ortega e Irene Rigau, a quienes ha juzgado por los mismos hechos el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, la comparecencia de Homs ante la justicia ha basculado entre la reivindicación secesionista y una estrategia de defensa basada en que el Constitucional no le apercibió de que estuviera incurriendo en un delito al seguir adelante con la consulta.

Así, Homs aseguró que habría convocado esa consulta aunque hubiera sabido que sería declarada inconstitucional, para aclarar a continuación que habría actuado así porque considera que al hacerlo no estaría incurriendo en un delito de desobediencia y tampoco en otro de prevaricación.

Por esos presuntos delitos el fiscal solicita nueve años de inhabilitación para ejercer cargos públicos, una pena que comprometería seriamente la carrera política de Homs, quien ha augurado que si el proceso judicial por el 9N acaba en condenas será “el fin del Estado español”, porque se verá que “la democracia puede ser castigada con el Código Penal”.

Esa es la idea base de la argumentación de los independentistas contra los juicios en curso, que consideran un proceso del Estado contra el independentismo y que Homs resumió en su alegato final advirtiendo al tribunal que su sentencia tendrá efectos “que marcarán las relaciones del Estado español y Cataluña”.

Cuando se celebró la consulta por la que ahora se le juzga, Homs era el consejero de Presidencia del Gobierno encabezado por Artur Mas, al que acompaña desde su “travesía del desierto”, el periodo en el que el expresidente era el líder de la oposición al Gobierno tripartito formado por PSC, ERC y ICV-EUiA (2003-2010).

En esa época Homs fue el negociador por parte de CiU del Estatuto de Cataluña que se aprobó durante la presidencia del Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero y posteriormente ha sido fiel compañero de Mas en el viraje que ha conducido el partido desde el nacionalismo moderado que abanderó históricamente hasta el independentismo que ahora defiende.

En 2010 CiU regresó a la Generalitat y Homs se confirmó como el hombre fuerte de Mas, primero como portavoz y, tras las elecciones de 2012, también como consejero de Presidencia.

Homs abandonó sus responsabilidades en Cataluña para convertirse en la voz del partido en Madrid y en las elecciones generales de diciembre de 2015 encabezó la candidatura al Congreso de Democràcia i Llibertat -heredera de CiU pero ya sin su histórico aliado UDC-. Repitió seis meses después en los comicios de junio pasado en la lista del recién nacido PDeCAT. EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Análisis