El físico británico Stephen Hawking fallece a los 76 años

El famoso físico británico Stephen Hawking, una de las mentes científicas más brillantes del mundo, ha fallecido a la edad de 76 años en su casa de Cambridge, en el Reino Unido.
El físico británico Stephen Hawking durante durante la inauguración de la tercera edición del Festival Starmus celebrado en Tenerife y La Palma enEl físico británico Stephen Hawking durante durante la inauguración de la tercera edición del Festival Starmus celebrado en Tenerife y La Palma en 2016. EFE/Archivo/Ramón de la Rocha

“Estamos profundamente tristes de que nuestro amado padre haya fallecido” afirman hijos Lucy, Robert y Tim, quienes recordaron que fue “un gran científico y un hombre extraordinario cuyo trabajo y legado perdurarán por muchos años”.

También remarcan que “su coraje y persistencia con su brillantez y su humor inspiraron a la gente en todo el mundo”, a pesar de sufrir esclerosis lateral amitrófica (ELA), dolencia que le había paralizado físicamente todo el cuerpo y le mantenía postrado en una silla de ruedas.

Hawking, físico teórico, astrofísico, cosmólogo y divulgador científico, pasará a la historia por sus trabajos sobre los agujeros negros y por su empeño en intentar unificar dos grandes teorías de la física del siglo XX, la de la relatividad y la de la mecánica cuántica.

Nació el 8 de enero de 1942 en una familia de intelectuales en Oxford, Gran Bretaña, y en 1959 inició sus estudios universitarios en la Universidad de Oxford y se doctoró en Física Teórica y Cosmología en Cambridge.

En 1963 le diagnosticaron ELA, una enfermedad neurodegenerativa progresiva que le impedía moverse y hablar, razón por la que utilizaba un sofisticado método electrónico para poder comunicarse con el exterior y que comenzaron a deteriorar su salud cuando tenía 21 años.

En 1977 ingresó en el Departamento de Matemáticas Aplicadas y Física Teórica de Cambridge, donde fue nombrado profesor de Física Gravitacional.

En 1980 accedió a la titularidad de la cátedra Lucasiana de Matemáticas Aplicadas y Física Teórica, la más importante de Cambridge, que ocupó Isaac Newton en 1663.

Hawking ha trabajado durante toda su vida en desentrañar las leyes que gobiernan el universo y junto a su colega Roger Penrose mostró que la Teoría de la Relatividad de Albert Einstein implica que el espacio y el tiempo han de tener un principio, en el Big Bang,  y un final,  en los agujeros negros.

A mediados de la década de los 70 descubrió también que la combinación de las leyes de la mecánica cuántica y de la relatividad general desmentían incluso que los agujeros negros fuesen completamente negros, pues emitían una radiación, conocida desde entonces como “radiación Hawking”.

Considerado el heredero de Albert Einstein, revolucionó la Física con sus investigaciones sobre el espacio-tiempo, el Big Bang o la radiación de los agujeros negros,  que reflejó en su obra “Breve historia del tiempo”, publicada en 1988 y que se convirtió en un gran éxito a nivel mundial, con más de 25 millones de ejemplares vendidos.

También fue un divulgador científico. Entre 1993 y 1996 trabajó en la serie de televisión de la BBC “El universo de Stephen Hawking”, basado en su libro “Una breve historia del tiempo”.

En 2004, tras reconsiderar su propia teoría de sobre los agujeros negros, expuso una nueva, que cuestiona que éstos fueran una especie de pozo sin fondo, como él mismo había mantenido.

Una de sus últimas obras fue el polémico “El gran diseño” (2010), escrito en colaboración con Leonard Mlodinow, y en el que planteaba que “no hace falta un Dios para la creación del Universo”. Al años siguiente también afirmó que la vida después de la muerte es un “cuento de hadas”, y que no hay nada después del momento en que el cerebro deja de funcionar.

Hawking recibió numerosos reconocimientos a lo largo de su carrera, incluida una docena de doctorados honoris causa.

EFE/DOC

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Obituarios