Fiscal pide 9 años de inhabilitación para Homs, exconseller de Cataluña, por el 9N

El fiscal mantiene en el juicio que se celebra en el Tribunal Supremo su petición de 9 años de inhabilitación para cargo público para el diputado de PDeCAT y exconseller de Presidencia de Cataluña, Francesc Homs, por la celebración de la consulta independentista del 9N de 2014.
Francesc Homs edurante su declaración ante el Tribunal Supremo. EFE/ArchivoFrancesc Homs edurante su declaración ante el Tribunal Supremo. EFE/Archivo

En la sesión de este 1 de marzo, la tercera y última jornada del juicio al diputado de PDeCAT, el fiscal Jaime Moreno ha elevado a definitivas sus conclusiones provisionales y ha solicitado dicha condena para Francesc Homs al estimar que ha quedado probado en el juicio que cometió los delitos de prevaricación y de desobediencia grave al Tribunal Constitucional por la celebración de la consulta independentista del 9 de noviembre de 2014.

Desde la defensa, la abogada Eva Labarta, defensora de Francesc Homs, ha reclamado la absolución del acusado al considerar que no se ha probado que sea autor de dichos delitos.

En la anterior jornada, el expresidente de la Generalitat Artur Mas alegó en el Tribunal Supremo, que antes de la consulta “nadie dijo que podría ser un gran delito, como parece ahora”.

La declaración de Mas se ha centrado en que la prohibición de la consulta alternativa que hizo el Constitucional, la que supuestamente desobedeció Homs (y él también, pues ha sido juzgado por ello ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña) fue demasiado genérica como para poder cumplirla.

El testigo principal de la defensa ha sido Mas, quien ha declarado que “la providencia que suspendía aquella consulta alternativa” del 9N, la que supuestamente incumplieron él y Homs, “no era clara en cuanto a qué debíamos impedir o suspender -ha dicho-. Y eso tenía importancia, dado que era ya un proceso en manos de 42.000 voluntarios”.

Mas compareció durante 22 minutos y recordó que tras una primera prohibición de la consulta por el TC, su gobierno puso en marcha otra cosa, un proceso participativo en manos de voluntarios muy diferente de la primera convocatoria.

Además, el 4 de noviembre, pocos días antes de la celebración de ese proceso alternativo, recibieron un correo electrónico y luego una providencia del TC.

Su alcance no fue claro para el Govern ni tampoco para asesores como el que fuera vicepresidente del alto tribunal, Carles Viver.
Por eso presentaron un recurso ante el Supremo, “porque entendíamos que había un abuso de poder”, y también una petición aclaratoria expresa ante el Constitucional.

“Y la única comunicación que recibimos, en un período que ocupó más de un mes desde que pusimos en marcha la consulta alternativa y hasta el día final, fue la providencia del TC. Nadie más nos requirió nada, nadie actuó. Ni fiscales, ni jueces de guardia, ni ningún tribunal, ni mucho menos el propio Constitucional”, señaló Mas ante el tribunal.

Las tesis de Mas fueron refrendadas por el que fuera vicepresidente del Tribunal Constitucional, Carles Viver, quien declaró que se reunió con Homs el mismo día 4 de noviembre, por la mañana, y le indicó que la prohibición emitida por el alto tribunal era demasiado genérica.

“Le dije que debía obedecer la providencia que suspendía, pero que, honestamente, no podía decirle cuáles eran las actividades que había que suspender. Porque era una providencia enormemente genérica, sobre todo teniendo en cuenta que era un proceso en manos de voluntarios”, señaló Viver. “Y por eso le aconsejé que pidiese una aclaración al TC”, agregó. EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Análisis