ESPAÑA TOROS

Finaliza la taurina feria de San Isidro con tirón de público, lluvia y un flojo balance artístico

La feria de toros de San Isidro en Madrid concluyó con un gran tirón de público en las taquillas, a pesar de las frecuentes lluvias, que condicionaron casi todo su desarrollo, y del flojo balance artístico registrado en los 33 festejos celebrados.
El rejoneador sevillano Diego Ventura fue una de las estrellas de la pasada Feria de San Isidro 2018. EFE/HidalgoEl rejoneador sevillano Diego Ventura fue una de las estrellas de la pasada Feria de San Isidro 2018. EFE/Hidalgo

Con un total de 619.580 localidades vendidas en todo el ciclo, la media de ocupación de los tendidos de Las Ventas fue de un 79 por ciento -la misma del abono de 2017-, que contó con un festejo más al suspenderse uno por lluvia en esta edición .
Las siete tardes con “cartel de no hay billetes” (23.624 espectadores) y otras ocho con aforos superiores a las 21.000 localidades hablan por sí solas de la solidez de la afición madrileña, que mantiene intacta su costumbre de acudir a los toros durante el mes de mayo, sean cuales sean los carteles que se anuncien.
Aunque se cortaran un total de 36 orejas (19 de las cuales fueron para los matadores de toros, en una cifra que no se alcanzaba desde 1974), fueron muy escasas las que tuvieron auténtico peso específico.
Solo tres de los casi sesenta matadores de toros anunciados lograron salir a hombros por la Puerta Grande, en concreto Alejandro Talavante, Sebastián Castella y López Simón.
Los mejores momentos de la feria vinieron de la mano de Alejandro Talavante, al que hay que considerar como el auténtico triunfador del ciclo, y Julián López “El Juli” -ante un excelente toro de Alcurrucén en la Beneficencia-, así como fases aisladas de Castella, Roca Rey, Cayetano, Pepe Moral o Luis David Adame, entre otros.
De las 36 orejas cortadas y las seis salidas a hombros del total de la feria, quince de ellas y tres Puertas Grandes se registraron en las corridas de rejones, por solo dos en las novilladas, en las que lo más destacado corrió a cargo de Francisco de Manuel.
Más en concreto, siete de esas orejas y dos de tales salidas triunfales en los rejones corresponden, con todo derecho, a Diego Ventura, el jinete sevillano que, pletórico y arrollador, se convirtió en el primero de su categoría en cortar un rabo en Las Ventas. Sin duda el hito por el que será más recordada históricamente esta edición de San Isidro. EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Documentos