Ferrovial y los aeropuertos británicos

Frente a la atonía del mercado interno, las multinacionales españolas siguen mirando al exterior.
Mostradores de la terminal 5 del aeropuerto de Heathrow en Londres, Reino Unido. EFE/Archivo/Felipe TruebaMostradores de la terminal 5 del aeropuerto de Heathrow en Londres, Reino Unido. EFE/Archivo/Felipe Trueba

Antonio Nogueira

Además de las posibilidades que brinda Arabia Saudí en proyectos ferroviarios por valor de 100 mil millones de dólares, a los que aspira Renfe y Adif, se suma esta semana la oferta de compra por parte de Ferrovial de tres aeropuertos británicos (Aberdeen, Southampton y Glasgow), operación estimada en alrededor de mil millones de euros.

Ferrovial, con el 25% de acciones en Heatrow – tras haber poseído hace tres años un 60% – vuelve a insistir en un sector que conoce bien, centrándose en aeropuertos más pequeños y con menor carga regulatoria que el aeródromo londinense.

“Hazlo bien o no lo hagas” es la frase más recurrente que suele circular por la empresa que fundara Rafael del Pino y Moreno (1920-2008). Es decir, gastar lo necesario y no incurrir en errores. Así es como la subcontrata que creó del Pino en 1952 para preparar a Renfe las traviesas de madera que asentaban los raíles a la vía, ha desembocado hoy en una de las multinacionales más relevantes en el mercado global de infraestructuras.

Para alcanzar sus objetivos, Ferrovial procura mantener buenas relaciones con los bancos, pero provisionando siempre fondos. Aunque en 2009 la crisis económica también hizo mella, en la actualidad su presidente ejecutivo, Rafael del Pino Calvo-Sotelo, aprovecha la mejora de la confianza en las empresas españolas para refinanciar casi 750 millones de euros y reducir el número de acreedores.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es

Publicado en: Análisis