Felipe VI y Xi Jinping, buscan ampliar la cooperación bilateral

El rey Felipe VI y el presidente chino, Xi Jinping, han expresado su deseo de mejorar aún más la relación estratégica que mantienen ambos países desde hace algo más de una década y de ampliar la cooperación en diferentes terrenos desde el "respeto mutuo".
Maspalomas (Gran Canaria), 24/11/2016. El presidente de China, Xi Jinping, junto con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. EFEMaspalomas (Gran Canaria), 24/11/2016. El presidente de China, Xi Jinping, junto con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. EFE/Archivo/Quique Curbelo

Felipe VI y Xi Jinping se han reunido este viernes, 9 de junio, en un hotel de Astaná a su llegada a la capital de Kazajistán para participar esta tarde en la inauguración de la exposición internacional, titulada “La energía del futuro”, junto con varios mandatarios extranjeros.

En su primer encuentro con el presidente chino desde su proclamación como rey en junio de 2014, don Felipe le invitó a viajar a España “en un futuro próximo” para fortalecer el intercambio de visitas de alto nivel.

“Quisiéramos, en el apartado bilateral, que haya un gran lanzamiento de esa relación estratégica que establecimos hace unos años”, dijo Felipe VI en el breve discurso pronunciado al comienzo de la reunión, que se prolongó durante unos 40 minutos.

Asimismo, Xi aseguró que concede “suma importancia” a la relación con España, por lo que se mostró dispuesto a trabajar junto con el Rey para “elevar la asociación estratégica integral hacia un nivel más elevado en mayor beneficio de los dos países y sus pueblos”.

Se trata de la primera ocasión en la que el Rey se entrevista con Xi, aunque ambos se conocieron en agosto de 2008, como príncipe y vicepresidente chino, respectivamente, durante la inauguración de los Juegos Olímpicos de Pekín.

Acompañado del ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, el monarca español subrayó que la relación con el país asiático está basada en “el respeto mutuo, el afecto y la admiración”.

Don Felipe se felicitó del resultado de la cumbre celebrada entre la UE y China el pasado día 2 en la que se reivindicaron como firmes defensores de los acuerdos contra el cambio climático después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara la decisión de retirar a su país del pacto firmado en París.

Don Felipe expresó el “enorme placer” que supondría la visita de Xi a España una vez que se celebre en otoño el XIX Congreso del Partido Comunista de China (PCCh).

El mandatario chino, al frente de la potencia asiática desde 2013, elogió el papel “relevante” que la Familia Real española ha desempeñado siempre para promover con “firmeza” la buena amistad entre los dos países.

Después de transmitirle su “cordial saludo y mejores votos” al rey Juan Carlos, Xi valoró que cada vez esté “más consolidada la confianza mutua política, con fructíferos resultados” en la cooperación bilateral.

El líder comunista recordó la breve escala que el pasado mes de noviembre hizo en Gran Canaria, donde se entrevistó con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

“Es un lugar sumamente lindo que me dejó gratamente impresionado por la historia milenaria, la cultura fascinante y los pintorescos paisajes. Somos países de civilizaciones antiguas”, destacó Xi.

La reunión entre don Felipe y Xi da continuidad a los contactos de alto nivel mantenidos en los últimos meses, que han apuntalado la buena sintonía política y económica entre ambos países.

El jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, se vio con el presidente chino el pasado 13 de mayo en Pekín con motivo del foro económico sobre la Nueva Ruta de la Seda promovido por el régimen comunista para promover proyectos de infraestructuras en esta conexión entre Asia y Europa.

Rajoy también se vio con Xi en la cumbre del G20 celebrada en la ciudad china de Hangzhou en septiembre del pasado año.
En las dos ocasiones, y como ha hecho en este encuentro el Rey, el jefe del Ejecutivo animó al líder comunista a viajar España y éste, a su vez, cursó una invitación a Felipe VI para visitar Pekín.

La República Popular de China surgida de la revolución comunista no fue reconocida en 1949 por la España de Franco, cuyo régimen inclinó entonces sus preferencias por la República de China en Taiwán.

El 9 de marzo de 1973, con Franco y Mao aún en el poder, el Gobierno español firmó en París la apertura de relaciones diplomáticas con Pekín, dejando de reconocer a Taiwán. España seguía así los pasos de otros países occidentales tras el viaje a China del presidente estadounidense Richard Nixon en 1972.

El primer embajador en la República Popular China fue Ángel Sanz Briz, famoso en los años 40 por haber salvado del Holocausto a miles de judíos húngaros y apodado por ello el “Ángel de Budapest”.

En la Transición, la visita que Don Juan Carlos y Doña Sofía realizaron en junio de 1978 a China significó el inicio de la presencia española en el país asiático.

Las últimas visitas de mandatarios chinos a España han sido: la del primer ministro Wen Jiabao (2009); Wu Bangguo, presidente de la Asamblea Nacional Popular (2012); y Li Keqiang, primer ministro (2015), además de mencionada del presidente Xi Jinping en 2016, a su paso por Canarias. EFE-doc

Etiquetado con:
Publicado en: Documentos