Fallece Nadine Gordimer, la voz literaria contra el “apartheid”

La escritora surafricana y premio nobel de literatura, Nadine Gordimer, quien fuera gran defensora de la abolición del "apartheid" en su país, falleció a los 90 años mientras dormía en su casa de Johannesburgo.
La escritora sudafricana Nadine Gordimer.EFE/ARCHIVOLa escritora sudafricana Nadine Gordimer.EFE/ARCHIVO

Gordimer, autora de “La historia de mi hijo” (1990) y “El conservador” (1974) entre otras novelas, nació el 20 de noviembre de 1923 en la localidad minera de Springs, próxima a la capital sudafricana, Johannesburgo.
Hija de un joyero judío lituano y de madre inglesa, durante su infancia quiso ser bailarina además de escritora, pero tuvo que abandonar la danza al diagnosticársele una enfermedad cardíaca.
La sudafricana siempre permaneció en su país, donde se convirtió en firme defensora de la abolición del “apartheid”, y fue miembro del Congreso Nacional Africano (ANC) cuando esta organización política era ilegal (1960-1990).
Gordimer consideró que, como figura pública y también sudafricana de raza blanca, tenía el compromiso de contribuir al cambio social en su tierra.
La ganadora del Premio Nobel de Literatura en 1991 abordó en sus obras temas como la opresión, la violencia, la discriminación y las consecuencias del “apartheid” en Sudáfrica.
También llamó la atención del mundo sobre la necesidad de combatir la pobreza a escala internacional, especialmente tras su nombramiento como embajadora de buena voluntad del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en 1998.
Pero antes de que la comunidad internacional la reconociera por su activismo, Gordimer se formó en Letras en la Universidad Witwatersrand de Johannesburgo, y recorrió Africa, Europa y EEUU. En las universidades de Harvard y Princeton de este último país trabajó como profesora.
La vocación literaria de Gordimer dio su primer fruto durante la adolescencia, pues con 15 años publicó el primer relato en un periódico de su país.
Posteriormente apareció su primera novela, “The Lying Days” (1953), que tuvo una grata acogida de la crítica nacional e internacional.
A partir de entonces publicó más de una veintena de obras, entre ellas “La huella del viernes” (1960), “La hija de Burger” (1979), “Something out There” (1984), “Un capricho de la naturaleza” (1987), “Nadie que me acompañe” (1994) o “The Pickup” (2001).
Miembro honorario de la Academia Americana de las Artes (1978), entre los galardones que recibió, además del Nobel de Literatura, figuran el Premio W.H. Smith de Literatura (1961), el Booker McConnell a la mejor novela inglesa (1974), Thomas Pring de la Academia Inglesa Sudafricana (1975) y el Premio CNA de Literatura (1975, 1979 y 1981).
Con el Nobel se convirtió además en la primera mujer que lo recibía desde 1966, tras la alemana Nelly Sachs, quien lo compartió con el israelí Samuel Agnon.
Asimismo, fue distinguida con más de doce doctorados “honoris causa”, entre otros, de las universidades estadounidenses de Yale, Harvard y Columbia; además de la británica de Cambridge; la belga de Leuven; o la sudafricana de Ciudad del Cabo.
En cuanto a su vida personal, la escritora, tras un primer matrimonio fallido, se casó en 1954 con el anticuario Reinhold Cassirer, con quien tuvo un hijo en común, aunque cada uno aportó a esta unión una hija de anteriores relaciones.EFE/DOC

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Obituarios