Fallece Javier Artiñano, veterano escenógrafo español

Su profesionalidad está avalada por seis Premios Goya, un Max de las Artes Escénicas y el Premio Ricardo Franco a toda una trayectoria del Festival de Cine de Málaga.
Javier Artiñano, en un homenaje a su dilatada trayectoria y su aportación a la escena española, en localidad manchega. EFE / Mariano Cieza Moreno.
Javier Artiñano, en un homenaje a su dilatada trayectoria y su aportación a la escena española, en localidad manchega. EFE / Mariano Cieza Moreno.

El figurinista y escenógrafo Javier Artiñano, autor de más de 80 diseños teatrales y poseedor de 6 premios Goya por sus trabajos para el cine, entre otros “El rey pasmado” o “Juana la loca”, fallece en Madrid a los 71 años.

Hijo de emigrantes españoles, nació en 1942 en San Pedro Montes de Oca, en San José de Costa Rica, país en el que vivió su infancia y adolescencia y después se trasladó a España y estudió en Madrid en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando y en  la de Artes Decorativas.

En sus primeros años de juventud colaboró con el grupo teatral Los Goliardos y fue en la escena en la que debutó, en 1968, como responsable de la escenografía y el vestuario de la obra “La hora de la fantasía”, a cargo de la compañía de Irene Gutiérrez Caba.

Su primera labor de figurinista cinematográfico fue con “Las melancólicas” (1971), de Rafael Moreno Alba, mientras que en la pequeña pantalla se estrenó con el telefilme “Juan soldado”.

Su vestuario recreó al marqués de Esquilache en Fernando Fernán-Gómez, a la heroína Mariana Pineda en Pepa Flores, a Juana la Loca en Pilar López de Ayala o al monarca Felipe IV en Gabino Diego, entre otros muchos personajes.
Y es que, según decía, con lo que “más” disfrutaba era haciendo cine histórico: “En realidad, soy más aficionado a la historia que a la moda”, aseguraba.

Trabajó con directores como Mario Camus, Luis García Berlanga, Jaime Chávarri, José Luis Cuerda, Imanol Uribe, Vicente Aranda o Daniel Monzón y con actores como Fernando Fernán-Gómez, José Luis López Vázquez, Fernando Rey o Francisco Rabal, entre otros muchos.

Para el teatro hizo los figurines de las obras de Jardiel Poncela y Antonio Buero Vallejo “Madre, el drama padre” e “Historia de una escalera”, respectivamente, entre otras.

En el cine se encargó del ropaje de películas como “Valentina” (1982), “Las bicicletas son para el verano” (1984), “El bosque animado” (1987), “El rey pasmado” (1991), “El maestro de esgrima” (1992), “El pájaro de la felicidad” (1993), “Libertarias” (1996), “El corazón del guerrero” (2000) y “Juana la Loca” (2001).

En televisión diseñó el vestuario de las populares series “Fortunata y Jacinta”, “Los desastres de la guerra”, “Paisaje con figuras”, “Los gozos y las sombras”, “Mariana Pineda”, “Los jinetes del alba” y “La regenta”.

Su profesionalidad está avalada por seis Premios Goya, un Max de las Artes Escénicas y el Premio Ricardo Franco a toda una trayectoria que del Festival de Cine Español de Málaga.

Sus  “goyas” fueron por “El bosque animado” (1988), “Esquilache” (1990), “El rey pasmado” (1992), “El maestro de esgrima” (1993), “Lázaro de Tormes” (2001) y “Juana la Loca” (2002).
También ganó el Premio Max de las Artes Escénicas por “Madre, el drama padre” (2002), el Adrià Gual de la Asociación de Directores de Escena por “Historia de una escalera” (2003) y el Talento de la Academia de TV a su carrera (2005). EFE/DOC

Etiquetado con:
Publicado en: Obituarios