Expresidente sevillista José María del Nido ingresa en prisión

El abogado y expresidente del Sevilla José María del Nido ingresa en la cárcel Sevilla I antes de que la Audiencia de Málaga se pronuncie sobre su petición de suspender la ejecución de la condena mientras se tramita la solicitud de indulto. La Audiencia de Málaga le condenó por el caso Minutas de corrupción en Marbella a siete años de prisión por prevaricación, malversación y fraude, cargos que confirmó el Tribunal Supremo, aunque anuló su condena por fraude.
EFE/EFE/HidalgoEFE/EFE/Hidalgo

 

José María del Nido Benavente, abogado y expresidente del Sevilla FC (2002-13), nació en en Sevilla, España, el 6 de agosto de 1957.

Procede de una familia de tradición sevillista. Su padre, José María del Nido Borrego, fue directivo del club durante las presidencias de José Ramón Cisneros Palacios y de Eugenio Montes Cabeza.

A finales de 1986, poco después de la llegada de Luis Cuervas a la presidencia del Sevilla, Del Nido entró en la dirección del club como vicesecretario y poco después asumió las funciones de secretario de la junta directiva y miembro de la comisión jurídica. En  agosto de 1991 fue nombrado vicepresidente primero del club y cuatro años después ocupaba de forma interina la presidencia del club tras la renuncia de Cuervas a consecuencia del descenso del equipo a segunda división.

Como abogado,  en febrero de 1999 se encargo de la defensa de Jesús Gil y Gil,  tanto para asuntos privados como públicos, y más tarde también fue el  abogado de Julían Muñoz, sucesor de Gil en la alcaldía de Marbella.

El 26 de julio de 2006, la Fiscalía Anticorrupción se querelló contra él por la elevada facturación al Ayuntamiento de Marbella y sus sociedades entre 2000 y 2001, por un montante de 3,1 millones de euros, y que se debió a la presunta acción concertada de Muñoz con Del Nido para enriquecer al abogado a costa del erario municipal.

El 19 de diciembre de 2011  fue condenado a 7 años y medio de cárcel como cooperador necesario de un delito continuado de fraude en concurso medial con los delitos continuados de prevaricación y malversación de caudales públicos.

El 5 de diciembre de 2013 el Supremo confirmó el fallo, aunque anuló la condena de por fraude, rebajando la pena de prisión a 7 años, con una indemnización al Consistorio marbellí de 3 millones de euros, motivo por el que el 9 de diciembre renunció a la presidencia de la entidad sevillista.

 

 

Etiquetado con:
Publicado en: Protagonistas