Un estudio avala la existencia de Zealandia, el sumergido “sexto continente”

Un estudio publicado por la Sociedad Geológica de América (Geological Society of America) ha ratificado la existencia de un continente sumergido en el suroeste del oceáno Pacífico bautizado como Zealandia, con un tamaño aproximado de diez veces el territorio español.
Situación geográfica de Zealandia, el continente sumergido encontrado cerca de Australia. Imagen de la página de Internet de The Geological SocietySituación geográfica de Zealandia, el continente sumergido encontrado cerca de Australia. Imagen de la página de Internet de The Geological Society of America

Con una extensión de 4,9 millones de kilómetros cuadrados y situada al suroeste del océano Pacífico, Zealandia forma parte de la corteza continental y está compuesta de rocas ricas en silicio, cuyas masas más elevadas son lo que actualmente conocemos como Nueva Zelanda.
Su aislamiento de Australia y su gran superficie lo convierten en un verdadero continente, según la definición dada a esa categoría por la Geological Society of America.
En un pasado remoto Zealandia formó parte de Gondwana, un antiguo bloque continental al sur del globo, que resultó de la partición en dos de Pangea, el bloque original único, que en el norte dio como resultado Laurasia.
En la actualidad Zealandia es un continente sumergido en el noventa por ciento de su superficie, como resultado de la posterior separación del continente original en el período final del Cretáceo, hace unos ochenta millones de años.
La identificación de Zealandia como un verdadero continente geológico, más que como una serie de islas continentales o fragmentos de corteza terrestre en esta parte del planeta, pueden servir para dar una mejor información del proceso de formación de los actuales continentes.
Aunque este estudio avala su existencia, todavía no parece muy claro que en los mapamundis que manejarán los estudiantes del futuro, Zealandia aparezca como el sexto continente. Mas razonable es pensar que su descubrimiento se quedará en materia de estudio y euridición para los científicos y de ilusiones y fantasías para los mortales más soñadores.

Publicado en: Documentos