La estrategia de Rajoy para agotar la legislatura

Alemania y Puigdemont, Presupuestos, máster de Cifuentes, pensionistas, desplome en las encuestas... los problemas, como otras veces en los últimos años, asedian al presidente del Gobierno y, sin embargo, la posibilidad de que consiga agotar la legislatura (2020) resulta perfectamente factible.
 Sevilla, 08.04.2018.- El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, saluda a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, en la Convenci Sevilla, 08.04.2018.- El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, saluda a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, en la Convención Nacional del PP. EFE/Archivo/Julio Muñoz

 

Mariano Rajoy ha hecho de la paciencia y el resistir señas de identidad de su acción política. Y con éxito, según acreditan sus años al frente del PP y del Gobierno, en los que ha superado numerosas vicisitudes, primero desde el cómodo colchón de la mayoría absoluta, luego desde la precariedad del gobierno en funciones y ahora a la cabeza de un Gabinete que sobrevive en minoría.

La piedra angular de la estrategia de Rajoy son los Presupuestos de 2018. No porque no pueda gobernar sin ellos -ya ha anunciado que si el Congreso no los autoriza prorrogaría los de 2017- sino porque su aprobación le garantizaría la estabilidad hasta 2019 y le pondría muy cerca agotar la legislatura un año después.

La creciente tensión de la relación del PP con Ciudadanos, comvertido ahora en su principal rival electoral, y la distancia que la intervención en Cataluña ha abierto con los nacionalistas vascos, ponían en cuestión hace semanas el pacto para las cuentas públicas, pero el acuerdo con Ciudadanos ya está cerrado y con el PNV parece posible.

En relación con el desafío independentista, el Gobierno mantiene su línea de actuación pese al revés que ha supuesto la decisión de un tribunal alemán de no entregar a España al expresidente catalán Carles Puigdemont para que sea juzgado por un delito de rebelión. La Fiscalía trabaja para reconducir la situación, mientras el Gobierno subraya su respeto a la justicia alemana.

 

El máster de Cifuentes

El revés de la justicia alemana llegó en plena polémica sobre las supuestas irregularidades del máster académico obtenido por Cristina Cifuentesn, presidenta de la Comunidad de Madrid y hasta este episodio una de las aspirantes a suceder a Rajoy.

Ciudadanos, que sostiene el Gobierno del PP en Madrid, ha exigido la dimisión de la presidenta como condición para mantener su apoyo a los populares, mientras el PSOE ha anunciado una moción de censura que cuenta con el apoyo de Podemos pero que para prosperar necesita, al menos, la abstención de Ciudadanos.

El PP se sitúa así ante la disyuntiva de perder la Comunidad de Madrid o aceptar la salida de Cifuentes. La dimisión de la presidenta parecía segura pero, tras unos días de silencio, Rajoy afirmó que no ve “ninguna razón” para que Ciudadanos rompa su pacto y que Cifuentes “había dado explicaciones”, al tiempo que aludia a casos “peores” en otros partidos.

 

El bálsamo de la economía

Las mejores noticias para el Gobierno llegan desde el ámbito económico. El FMI elevó el martes su previsión de crecimiento económico para España hasta el 2,8 % en 2018, cuatro décimas más, y hasta el 2,2 % para 2019, una décima por encima, aunque subraya que la economía española es vulnerable por el elevado endeudamiento.
Con sus planes, consignados en los Presupuestos, para que las pensiones más bajas recuperen poder adquisitivo y los empleados públicos vean crecer significativamente su salario en los próximos años, el Ejecutivo espera afianzar su estabilidad y voltear la situación en las encuestas, muchas de las cuales sitúan al PP por debajo de Ciudadanos.
Mientras espera acontecimientos, Rajoy sigue su inalterable estrategia, la misma que le permitió sortear la profunda crisis económica que afrontó al llegar al Gobierno en 2011, resistir el rosario de casos de corrupción que han afectado al corazón de su partido, y mantenerse en el poder pese a la irrupción de nuevas fuerzas políticas. EFE