España: Tensión en la patronal madrileña ante las primeras elecciones en 36 años

Las primeras elecciones con más de un candidato para presidir la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM) en sus 36 años de historia, que se celebrarán el próximo 24 de marzo, han desatado tensiones hasta ahora desconocidas en la patronal madrileña, que también han alcanzado al Gobierno de la Comunidad.
El presidente de CEIM, Arturo Fernández, durante una asamblea
general de la patronal madrileña en julio de 2013.
EFE/Archivo/Juanjo MartínEl presidente de CEIM, Arturo Fernández, durante una asamblea general de la patronal madrileña en julio de 2013. EFE/Archivo/Juanjo Martín

Carlos Moral

La elección se presenta como un plebiscito sobre la gestión del actual presidente de la CEIM, Arturo Fernández, que llegó al cargo en 2007 y que también preside la Cámara de Comercio Madrileña y además es vicepresidente de la patronal española CEOE y propietario del Grupo Cantoblanco, con más de 2.000 trabajadores y 180 establecimientos hosteleros, entre ellos concesiones en organismos públicos, como la Asamblea Regional.

Su rival es Hipólito Alfaro, presidente de la Confederación de Comercio de Madrid (COCEM) y propietario de una cadena de tiendas de moda que lleva su nombre, quien parece haber aglutinado a los descontentos con Arturo Fernández y que cuenta con el respaldo de personalidades destacadas del colectivo, como Fernando Fernández Tapias, expresidente de CEIM.

La principal crítica que recibe la actual dirección es su excesiva cercanía al Gobierno de la Comunidad de Madrid, algo que, según estas opiniones, perjudica los intereses de los empresarios al supeditarlos a los de los políticos y resta independencia de actuación a la patronal.

Como evidencia de este proceder, los críticos citan a Lourdes Cavero, esposa del presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, que ocupaba una vicepresidencia de la organización y recibía una remuneración que consideran excesiva.  Cavero, imputada por un delito de blanqueo de capitales presentó su renuncia el pasado 28 de febrero y, aunque no ha explicado públicamente sus razones, parece claro que su presencia no contribuía a reforzar las posibilidades de reelección de Fernández.

La candidatura de Fernández también está lastrada por estar  procesado en el “caso Bankia” y por acusaciones por algunos de sus trabajadores de pagar parte de sus nóminas en “dinero negro”, a lo que hay que añadir el escándalo del fraude masivo en cursos de formación que se cierne sobre la CEIM.  A su favor cuenta con el respaldo del Gobierno madrileño y del presidente de la CEOE, Juan Rosell.

Su rival, Hipólito Alfaro, enarbola la bandera de la independencia de los poderes políticos y la regeneración de la organización, pero hasta el 24 de marzo no se sabrá si cuenta con suficientes apoyos para dar un vuelco en la patronal madrileña.

 – Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es