ESPAÑA PRESUPUESTOS

El Gobierno de España presenta unos Presupuestos sin garantía de aprobación

El ministro español de Hacienda, Cristóbal Montoro, presentó el detalle de los Presupuestos del Estado para el año en curso con la incógnita de si logrará los apoyos parlamentarios para sacarlos adelante, ante la reticencia de algunas fuerzas a respaldarlos.
El ministro español de Hacienda, Cristóbal Montoro, presentó el detalle de los Presupuestos del Estado para el año en curso con la incógnita de sEl ministro español de Hacienda, Cristóbal Montoro, presentó el detalle de los Presupuestos del Estado para el año en curso con la incógnita de si logrará los apoyos parlamentarios para sacarlos adelante. EFE/Chema Moya

La coyuntura política española, muy pendiente del contencioso alimentado por los independentistas catalanes y de las estrategias de los partidos, que en 2019 afrontarán elecciones locales y europeas, favorecen la perspectiva de una falta de acuerdo, aunque hoy Montoro se mostró convencido de que serán aprobados.

El proyecto prevé un crecimiento del 2,7 % para este año y Montoro aseguró que tienen un marcado carácter social, algo de lo que discrepa la oposición de izquierdas.

Los Presupuestos destinan 144.834 millones de euros al gasto en pensiones, 5.188 millones más que en 2017, con subidas del tres por ciento para las pensiones más bajas y un 0,25 por ciento con carácter general.

En cuanto a los funcionarios, que durante años han visto congelado su salario, tendrán una subida del 1,75 %, mientras que habrá una rebaja del impuesto sobre la renta que, según el Gabinete, permitirá ahorrar unos 440 euros al año.

A la cooperación internacional se destinan 1.581 millones de euros, lo que supone un incremento de 60 millones de euros, un 3,9 por ciento sobre el ejercicio anterior, mientras que la asignación que recibe la Casa del Rey aumenta un 0,87 por ciento y queda en 7,88 millones de euros, que Felipe VI distribuye libremente.

Escenario similar a 2017

El gobernante PP (centroderecha) tiene 137 escaños en un Congreso con 350 diputados, por lo que requiere incrementar sus apoyos para aprobar las cuentas del Estado, hasta llegar al menos a 176 votos.

El proyecto se suele presentar y tramitar en el último trimestre del año precedente, pero el Ejecutivo de Mariano Rajoy lo aplazó en 2017 al constatar la falta de apoyos parlamentarios, de modo que prorrogó provisionalmente las cuentas del Estado para este ejercicio.

El escenario es parecido al del año pasado, cuando también se demoró en la aprobación de las cuentas y tras arduas negociaciones alcanzó los 176 votos necesarios en el Congreso.

De momento el PP tiene el respaldo expreso de Ciudadanos (liberales), pero el Partido Nacionalista Vasco (PNV) -que apoyó los Presupuestos de 2017- se resiste mientras persista la crisis en la región de Cataluña.

Los nacionalistas vascos quieren ser solidarios con los catalanes mientras el Estado mantenga las competencias de esta región, que fue la respuesta del Gobierno central al desafío independentista plasmado en la declaración ilegal de independencia del Parlamento regional el 27 de octubre.

Los vascos rechazan apoyar al Ejecutivo de Rajoy mientras dure su presencia en la autonomía catalana, pero los nacionalistas de esta región, que suman mayoría en la Cámara, no se ponen de acuerdo en un candidato, lo que crea un bloqueo.

El apoyo de los cinco diputados vascos en el Congreso es básico para que el proyecto del Gobierno de Rajoy no salga derrotado en el primer debate de las enmiendas, a finales de abril, aunque para la aprobación final se prevé decisivo, como el año pasado, el voto de un diputado de la región de Canarias, afín a los socialistas, pero independiente de éstos. EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Análisis