RESIDUOS RADIACTIVOS

España gestionará 188.000 metros cúbicos de desechos nucleares hasta 2024

España estima que deberá gestionar unos 188.000 metros cúbicos de residuos radiactivos y combustible gastado generado hasta 2024, año en el que caduca la última de las licencias de explotación de una central atómica (la de Trillo, Guadalajara).
Vista de un depósito radiactivo. EFE/Archivo.Vista de un depósito radiactivo. EFE/Archivo.

La cifra es equiparable a 75 piscinas olímpicas (de 2.500 metros cúbicos de capacidad cada una) y se ha calculado sobre el siguiente escenario: un parque nuclear de ocho reactores (incluida Garoña, en parada desde diciembre de 2012) a un ritmo de funcionamiento similar al actual y una vida útil de 40 años para cada uno de ellos.

La estimación viene reflejada en el primer informe nacional remitido por España a la Unión Europea sobre la gestión responsable y segura del combustible nuclear gastado y residuos radiactivos.

A finales de 2014, el total de residuos radiactivos generados sumaban 57.300 metros cúbicos, según el documento enviado a la Comisión Europea, en cuya redacción han participado el Consejo de Seguridad Nuclear, la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA), los titulares de las nucleares y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo de España.

La mayor parte de estos desechos, el 70 %, corresponden a los de baja y media actividad.

En España, los materiales radiactivos se clasifican en: residuos de muy baja actividad, de baja y media actividad (ambos son almacenados en el centro de El Cabril, Córdoba), especiales y de alta actividad.

Además de las plantas atómicas, el ámbito industrial, médico y de investigación contribuyen a generar desechos radiactivos, pero en mucha menor magnitud.

El combustible nuclear gastado (salvo el de la planta de Vandellós I, clausurada en 1989 por un grave accidente) se guarda actualmente en las piscinas de los reactores y en los almacenes temporales individualizados (ATI) de Trillo, José Cabrera (en desmantelamiento) y Ascó.

Para sortear el futuro problema de capacidad de las piscinas, a principios de 2018 se prevé la puesta en marcha del Almacén Temporal Centralizado de residuos de alta actividad (ATC) de Villar de Cañas (Cuenca) y “a mediados de 2017” operará un Almacén de Espera de Contenedores (AEC), subraya el informe.

España dispone de la infraestructura “necesaria” para la gestión segura del combustible gastado y de los residuos radiactivos, desde el punto de vista institucional, administrativo, técnico y económico-financiero.EFE/Doc

Etiquetado con:
Publicado en: Documentos