España: el Gobierno prepara una rebaja fiscal muy cuestionada

La mejora de la recaudación fiscal y la buena marcha de las emisiones de deuda española, tanto por la reducción de los intereses que paga el estado a los compradores como porque la mejoría económica permitirá emitir menos deuda de la prevista, facilitará la bajada impositiva que el Gobierno proyecta desde hace meses y que choca con el criterio de la Comisión Europea (CE).
Una mujer pide información en una oficina de la Agencia Tributaria en Madrid para realizar la declaración de la renta. EFE/Archivo/MondeloUna mujer pide información en una oficina de la Agencia Tributaria en Madrid para realizar la declaración de la renta. EFE/Archivo/Mondelo

Carlos Moral

La subida de la recaudación tributaria en un 6 % en enero y febrero pasados, unida al ahorro que supondrá emitir menos deuda de la inicialmente prevista para 2014 (65.000 millones de euros), ya anunciado por el ministro de Economía, Luis de Guindos, dejará un margen que permitirá reducir la presión fiscal. 

Según parece, la rebaja impositiva afectará al IRPF y se realizará de cara a las elecciones generales de 2015, por un monto próximo a los 5.000 millones de euros, que podrían repartirse en dos ejercicios, y no contemplará subidas de otros gravámenes para compensar la bajada. 

Difícilmente la iniciativa contará con el beneplácito de la Comisión Europea, que considera que la economía española aún precisa de reformas y recortes y que cree que una bajada de impuestos comprometería el objetivo de déficit en los próximos ejercicios, aunque el previsto para 2014 (5,8 %) parezca asegurado.

La idea es compartida por muchos expertos, que consideran que sólo hay margen para bajar algunos impuestos si se suben otros. 

Por contra, en opinión de otras personalidades el recorte tributario dinamizaría la economía y facilitaría el crecimiento. Lo cierto es que España es uno de los países europeos con los tipos impositivos más altos y, sin embargo, de los que menos recaudan. 

Según los datos de la Intervención General del Estado, las administraciones españolas ingresaron mediante impuestos un 37,7 % del PIB, apenas 6 décimas más que en 2012 y un punto más que en 2010, con tipos impositivos más bajos.

Del conjunto de los países de la Eurozona, España sólo supera, de acuerdo con los datos de Eurostat correspondientes a 2012, a Irlanda y Eslovaquia, y los ingresos del Tesoro español se sitúan diez puntos por debajo de la media de la eurozona (46,3 %).

Para el Ejecutivo, la bajada de impuestos es una prioridad pensando en las elecciones de 2015, pues le permitirá esgrimir que traslada la recuperación económica a los ciudadanos, en un momento en el que necesita recuperarse del fuerte desgaste sufrido en los años de gobierno

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Sin categoría

imagen

imagen