España, continúa la crisis demográfica

El número de muertes en España superó al de nacimientos por segundo año consecutivo en 2016, en el que avanzó la crisis demográfica del país con nuevos descensos de ambos indicadores y una población más envejecida.
Imagen de las manos de una anciana de Olmeda de la Cuesta (Cuenca). EFE/Archivo/Santiago Torralba
Imagen de las manos de una anciana de Olmeda de la Cuesta (Cuenca). EFE/Archivo/Santiago Torralba

 

El año pasado nacieron 408.384 niños, un 2,8 % menos que en 2015, y murieron 409.099 personas, un 3,2 % menos, según la encuesta de “Movimiento Natural de Población”, difundida este juves, 22 de junio, por el Instituto Nacional de Estadística (INE).
La diferencia entre muertes y nacimientos, que se conoce como “crecimiento vegetativo”, supone una pérdida de población de 259 personas en 2016.
Sin embargo, si se descuentan los nacimientos en España de madres no residentes, el saldo vegetativo negativo es mucho mayor, según el INE, pues supone una pérdida de 715 personas.
El descenso de nacimientos es “alarmante”, alertó el INE, ya que bajaron un 21,4 % desde 2008, cuando España alcanzó el máximo histórico en treinta años: 519.779 alumbramientos.
En cuanto a la edad media de las mujeres que son madres por primer vez, en 2016 subió a 32 años.
Según los datos del INE, de los niños que nacieron en 2016 en España, 75.220 fueron de madre extranjera (18,4 %).
Mientras que las españolas tienen el primer hijo a los 32,5 años de media, las extranjeras lo tienen a los 29,6.
Según esta encuesta, las mujeres que viven en España tienen una media de 1,33 hijos.
Esta situación, advirtió el INE, compromete no sólo la pirámide poblacional española, sino el futuro del país, el mercado laboral, la productividad o el sistema de pensiones y prestaciones sociales.

“No es sostenible una economía con más gente inactiva que activa”, añadió en alusión al envejecimiento de la población.  En cuanto a la esperanza de vida en España, la edad sigue aumentando, para situarse en 83,2 años: 80,4, los hombres; y 85,9, las mujeres.

En diciembre de 2016, se conocía que la población española se estaba reduciendo a un ritmo de 72 personas al día, según el resultado de la diferencia entre las muertes y los nacimientos, un dato que supone que, sólo entre enero y junio de este año, España haya perdido 12.998 habitantes.
Y es que en el primer semestre de 2016 sólo nacieron 195.555 niños, frente a las 208.553 muertes que se han producido en el mismo periodo.
Estos son los resultados que reflejan las Estadísticas del Movimiento Natural de la Población difundidas en ese momento por el INE.
Los 195.555 nacimientos suponen un descenso del 4,6 % respecto a los que tuvieron lugar en el mismo periodo del 2015, mientras que las 208.553 muertes indican una bajada del 7,8 %, una caída que, para el INE, señalaba que es coyuntural y sólo obedece a que enero y febrero de 2015 estuvieron caracterizados por una alta mortalidad.
Así, se habla de un crecimiento vegetativo de la población (es decir, la diferencia entre nacimientos y defunciones) fue negativo en 12.998 personas, una cifra, explica Estadística, inferior a la del mismo periodo de 2015 (cuando la población se redujo en 21.380 personas) debido, sobre todo, a la menor mortalidad registrada este año. EFE

 

Etiquetado con: ,
Publicado en: Análisis