España con más de 4.000 casos de tuberculosis al año, es el sexto país de la UE

En España se registran más de 4.000 casos de tuberculosis al año, cifra que lo sitúa en el sexto país de la Unión Europea (UE) en número de nuevos afectados, solo por detrás de Rumanía, Polonia, Reino Unido, Alemania y Francia. 
 Un médico examina una radiografía de pulmones en un centro de enfermedades infecciosas. EFE/Archivo/Shou Sheng Un médico examina una radiografía de pulmones en un centro de enfermedades infecciosas. EFE/Archivo/Shou Sheng

 

 

Los datos difundidos por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), reflejan que en 2015 España registró 4.191 casos de tuberculosis, con una tasa de incidencia de nueve casos por cada 100.000 habitantes y figura entre los países europeos que más casos notifican de esta Enfermedad de Declaración Obligatoria (EDO).

En cifras absolutas se sitúa por detrás de Rumanía, (15.195 casos), Polonia (6.430), Reino Unido (6.240 casos), Alemania (5.885) y Francia (4.788), según los últimos datos disponibles del European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC).

La tasa de incidencia española también se sitúa entre las más altas, por detrás de países como Rumanía con 76,5 casos por cada 100.000 habitantes, Lituania (51,6), Letonia (36,6), Bulgaria (23,0), Portugal (20,5), Polonia (16,9), Estonia (16,5), Croacia (11,5) y Reino Unido (9,6).

Los últimos datos del registro de Enfermedades de Declaración Obligatoria publicados por el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III reflejan que en 2015 en España se notificaron 4.604 casos de tuberculosis, lo que supuso un descenso de 4,27 % respecto a 2014.

Las ciudades autónomas y autonomías con tasas más altas de tuberculosis son Ceuta (20,12 casos por cada 100.000 habitantes), Melilla (18,86) y Galicia (16,03).
En cambio, Extremadura repite con la tasa más baja (1,19), seguida de Castilla La Mancha (5,01) y Canarias (5.46).

Para la Separ, “las cifras de la tuberculosis en España muestran que esta enfermedad sigue siendo un problema de salud pública importante”.

 

OMS

Sobre esta enfermedad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha emitido un código ético que debe guiar la atención que se presta a las personas con tuberculosis, reducir el estigma y discriminación que sufren y poner de lado prácticas como el aislamiento involuntario del enfermo, salvo en casos excepcionales.

Con esta nueva guía ética, la OMS ha querido conmemorar el Día Mundial contra la Tuberculosis que se celebra el 24 de marzo e intentar ofrecer un marco de protección internacional para quienes sufren de esta enfermedad, que por lo general son los más desposeídos en las sociedades.

La tuberculosis es la enfermedad infecciosa más letal, con más de 10 millones de nuevos casos y 1,8 millones de muertes al año (o 5.000 cada día), por encima de las víctimas mortales que causan el sida o la malaria.

Entre los conflictos éticos que surgen frente a este mal figura el aislamiento de enfermos, con un número limitado de casos registrados en distintos países, en particular cuando éstos se niegan a recibir atención sanitaria.

Las causas de ese rechazo suelen estar relacionadas con las dificultades del tratamiento, sea por su duración (entre seis meses y dos años), la toxicidad de los medicamentos y el gasto que todo esto puede engendrar en entornos que habitualmente ya padecen de pobreza y exclusión.

Señaló que el aislamiento puede ser utilizado únicamente como último recurso y justificarse solamente cuando todas las alternativas han sido agotadas y bajo ciertas condiciones estrictas.

La guía ética de la OMS recomienda igualmente la forma de tratar a inmigrantes y refugiados, y a prisioneros y niños que sufren tuberculosis, atendiendo a sus circunstancias particulares. EFE

 

Etiquetado con: ,
Publicado en: Documentos