Un “encaje de piezas” en la atmósfera propicia los bruscos cambios del clima

Un "encaje de piezas" en la atmósfera, propio de la primavera, es el responsable del "veranillo" que estos días se ha instalado en toda España, con temperaturas hasta diez grados por encima de lo normal después de los valores invernales de las últimas semanas.
Cerezo en flor en el valle del Jerte, Cáceres. EFE/Archivo/Eduardo PalomoCerezo en flor en el valle del Jerte, Cáceres. EFE/Archivo/Eduardo Palomo

Así lo ha explicado a Efe Rubén del Campo, portavoz de la Aemet, quien ha subrayado que la atmósfera en primavera es “más dinámica” y ello propicia que “los flujos que regulan nuestro tiempo ondulen con una variación mayor entre el ambiente fresco e inestable y una situación de estabilidad”.
Estos días, “el sol empieza a calentar más en nuestras latitudes y hay como un encaje de piezas en la atmósfera -ha insistido- y, según la parte que nos toque, tendremos este veranillo o un ambiente más fresco de lo habitual”, como ocurrió hace apenas una semana.
Entonces las temperaturas eran “invernales”, hasta diez grados por debajo de los valores normales para la época del año en muchos puntos donde ahora están hasta diez grados por encima, por lo que han recuperado de 15 a 20 grados de media.
Sin embargo, ha añadido el portavoz, las mínimas continúan en valores más frescos de lo habitual, “lo que refleja una gran amplitud térmica, que hoy será menor porque las mínimas han subido de forma generalizada y las máximas no lo harán tanto”.
Rubén del Campo ha destacado que también Canarias registra esta semana temperaturas por encima de lo habitual, entre 5 y 10 grados, “con un ambiente más propio del verano que de la primavera”.
Según refleja la Aemet en su página web, la máxima la marcaba esta mañana la estación de Las Palmas de Gran Canaria, con 27,5 grados, seguida a mediodía por el aeropuerto de San Sebastián, con 27,4, y el de Fuerteventura, con 27.
En cuanto a las mínimas, la más baja se ha dado a primera hora de la mañana en Sanabria (Zamora), con 0,6 grados negativos, seguida del Puerto del Pico (Ávila), con 0,1 grados positivos, y Riaño (León), con 0,9, mientras que otras estaciones de Cantabria, Guadalajara, Ourense, Cuenca, Palencia y Zamora no han llegado a los dos grados centígrados.
El ambiente anticiclónico se mantendrá hasta el fin de semana, en que llegará una dana o aire frío en altura que “desestabilizará la atmósfera con chaparrones y tormentas intermitentes y de cierta intensidad en algunas zonas, aunque no se espera que sean generalizadas”, ha pronosticado el portavoz de la Aemet.
Los termómetros tenderán a reflejar “valores más cercanos a los normales”, con un descenso que “no será ni intenso ni duradero”, pues el domingo se recuperarán de nuevo y marcarán hasta 22 grados en amplias zonas de España y por encima de 25 en el sur.
Rubén del Campo ha señalado que las precipitaciones, aunque puntualmente fuertes en algunas zonas, no serán especialmente alarmantes en los lugares donde se dieron las últimas inundaciones y el aporte de agua “vendrá más del deshielo favorecido por las altas temperaturas”. EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Documentos