Elecciones polémicas en Pakistán con acusaciones de fraude

El exjugador de críquet Imran Khan, del Pakistán Tehreek-i-Insaf (PTI), proclamó su victoria en las tensas elecciones generales paquistaníes, entre alegaciones de amaño por parte de varios partidos que han anunciado que no reconocerán los resultados.
Imran Khan (c), líder del partido político Pakistan Tehreek-e-Insaf (PTI), en campaña para las elecciones generales, en Karachi (Pakistán). EFE/ArImran Khan (c), líder del partido político Pakistan Tehreek-e-Insaf (PTI), en campaña para las elecciones generales, en Karachi (Pakistán). EFE/Archivo/Shahzaib Akber

El exjugador de críquet Imran Khan, del Pakistán Tehreek-i-Insaf (PTI), proclamó hoy su victoria en las tensas elecciones generales paquistaníes celebradas ayer, entre alegaciones de amaño por parte de varios partidos que han anunciado que no reconocerán los resultados.

El anuncio de Khan se produce a falta de que la Comisión Electoral de Pakistán (ECP) divulgue los resultados oficiales tras un prolongado retraso de más de 24 horas desde que cerraron ayer los colegios electorales debido a un “problema técnico”, según indicaron.

De momento, el organismo otorga 70 escaños al PTI, de los 272 en juego para la Asamblea Nacional; seguido por la Liga Musulmana de Pakistán (PML-N), saliente del Gobierno, con 32, y el Partido Popular de Pakistán (PPP), con 14.

“Quiero dar las gracias a Alá por esta oportunidad para servir al país”, afirmó el ya autoproclamado próximo primer ministro de Pakistán, en un discurso retransmitido desde su residencia en Islamabad.

Flanqueado por una bandera paquistaní y otra de su partido, Khan pronunció el discurso anticorrupción que llevaba proclamando desde que entró en política hace 21 años y que ha repetido a lo largo de esta campaña.

“Nuestras instituciones serán más fuertes y todo el mundo rendirá cuentas. Yo el primero y después mis ministros”, dijo Khan, de 65 años.
Khan, quien fue campeón del mundo de críquet en 1992, reveló que su inspiración es el “estado de bienestar islámico que el Profeta estableció en Medina, donde se cuidaba a las viudas y a los pobres”, y enumeró además otros problemas a combatir, como el gran número de niños no escolarizados o la alta mortalidad de mujeres embarazadas.

“En la actualidad nuestro país es un caos, pero todas nuestras políticas buscarán ayudar a que los menos afortunados prosperen”, remarcó.
Siguiendo esa postura a favor de los más necesitados, Khan indicó que no se mudará a la residencia del primer ministro porque le “avergonzaría ir y vivir allí” y que convertirá ese y otros edificios gubernamentales en espacios públicos.

Respecto a su política internacional, Khan lanzó un mensaje reconciliador, al asegurar que desea “buenas relaciones con todos”, empezando por Estados Unidos, con el que dijo que quiere establecer una relación “beneficiosa para ambos”, tras las tensiones del último año por el supuesto apoyo paquistaní a grupos terroristas.
Además afirmó que le “encantaría” establecer unas fronteras abiertas con su vecino Afganistán “como la Unión Europea”.

La PML-N del ex primer ministro de Nawaz Sharif, encarcelado una semana antes de los comicios, ha denunciado que representantes de su formación fueron expulsados de colegios electorales durante el recuento de votos, lo que les llevó ayer a rechazar los resultados.

Otros partidos como el PPP han apoyado sus denuncias. La ECP ha negado amaño en el recuento, que aún continúa. “Estas elecciones fueron 100 % justas y transparentes”, subrayó el jefe de la ECP, Sardar Raza Khan.

El anuncio de los resultados se ha retrasado más de 24 horas después de que el sistema de recuento electrónico sufriera fallos técnicos esta madrugada y que el proceso pasase a realizarse a mano, según la ECP, que sin embargo quitó importancia a la espera.

“En otro países los resultados tardan tiempo en ser anunciados (…) En las elecciones de 2008 llevó 50 horas anunciar los resultados, en 2013 llevó tres días”, sentenció esta tarde en rueda de prensa el secretario de la ECP, Babar Yaqoob.

Pakistán ha llegado a las elecciones tras una tensa campaña electoral plagada de denuncias de amaño para favorecer al PTI por parte de los “poderes establecidos”, eufemismo con el que se hace referencia en el país al poderoso Ejército, que ha rechazado haber interferido en los comicios.
Sin embargo partidos políticos y grupos de derechos humanos han denunciado casos judiciales contra sus miembros, presiones para que algunos de sus candidatos abandonen el partido y acoso a la prensa. EFE/DOC

Etiquetado con:
Publicado en: Documentos