El subcomandante Marcos reaparece cinco años después

Después de cinco años alejado de la vida pública, el subcomandante Marcos reapareció el 24 de mayo de 2014 reapareció en un homenaje a un indígena asesinado veinte días antes.
El Subcomandante Marcosparticipa en mayo de 2007 en una marcha en Ciudad de México. EFE/Patricia DomínguezEl Subcomandante Marcosparticipa en mayo de 2007 en una marcha en Ciudad de México. EFE/Patricia Domínguez

Su aparición tuvo lugar en la comunidad La Realidad, en la selva de Chiapas, donde miles de indígenas y cientos de simpatizantes de la guerrilla rindieron homenaje al zapatisto muerto, cuyo nombre de guerra era “Galeano”.

El subcomandante Marcos, cuyo verdadero nombre es Rafael Sebastián Guillén Vicente nació en el estado mexicano de Tamaulipas en 1957.

Hijo de un español propietario de una cadena de tiendas de muebles, estudió con los jesuitas y se graduó en Ciencias de la Comunicación en Guadalajara (Jalisco). Más tarde, se licenció en Filosofía y Letras por la Universidad Autónoma de México, donde se doctoró en 1980 con la tesis “Discursos prácticos e ideologías prácticas”.

Su formación como guerrillero se remonta a 1969 cuando se fundó el Frente de Liberación Nacional, que actuó como guerrilla urbana en Monterrey (Nuevo León), bajo influencia de los tupamaros y del ELN colombiano.

Tras encabezar el 1 de enero de 1994 el alzamiento armado del EZLN, en el que los indígenas ocuparon por las armas cuatro ciudades del estado de Chiapas, se convirtió en el hombre más buscado por el Ejército, periodistas e intelectuales.

Al cumplirse dos años del levantamiento, el subcomandante Marcos participó en enero de 1996 en un foro en el que se analizaron los derechos indígenas para su envío al Parlamento y respaldó la creación de la formación política Frente Zapatista de Liberación (FZLN).

En septiembre de 1997 más de mil cien delegados zapatistas marcharon sobre la capital mexicana en demanda de aplicación de los acuerdos de 1996 y asistieron como observadores al Congreso de fundación del FZLN.

En enero de 1998, al mes de la matanza de Acteal por paramilitares, el Ejército inició una ofensiva contra las bases zapatistas y dos meses después anunció que mantendría su silencio hasta que el Gobierno no cumpliese los acuerdos. Tras meses deambulando por la selva, en los que se especuló con su muerte, en julio reapareció con dos comunicados, en uno de los cuales rechazó retomar el diálogo con el Gobierno y apostó por la interlocución con la COCOPA, con la que negoció sin resultados a finales de ese año.

Su imagen fue desmitificada en el libro “Marcos, la genial impostrua” (1998), de los periodistas Maite Rico (El País) y Bertrand de la Grange, y dejó su opinión sobre los líderes latinoamericanos en “Corte de Caja” (2008), de Laura Castellanos.

Es autor del libro de cuentos “Don Durito de Lacandona” (2000) y la novela “Muertos incómodos” (2005), escrita con Paco Ignacio Taibo II.

Se le vincula sentimentalmente a Silvia Fernández Hernández, “Sofía” o “Gabriela”. Tiene una hija, Mariana, que reside en Francia.

Publicado en: Protagonistas