El rey Juan Carlos abdica a favor del príncipe Felipe

El rey Juan Carlos ha abdicado la Corona de España en favor del príncipe Felipe. Ha explicado que "una nueva generación reclama con justa causa el papel protagonista" y ha destacado de Felipe que "encarna la estabilidad, que es seña de identidad de la institución monárquica". Además el Rey ha expresado su orgullo y gratitud hacia los españoles.
El rey Juan Carlos de Borbón jura las Leyes ante el presidente de las Cortes, Alejandro Rodríguez de Valcárcel, y es proclamado Rey de España el 2El rey Juan Carlos de Borbón jura las Leyes ante el presidente de las Cortes, Alejandro Rodríguez de Valcárcel, y es proclamado Rey de España el 22 de noviembre de 1975. EFE/Luis Millán.

El rey Juan Carlos I, que ha ocupado el trono de España desde que juró las Leyes ante el presidente de las Cortes, Alejandro Rodríguez de Valcárcel y fue proclamado rey el 22 de noviembre de 1975.

Tras casi 39 años de reinado, el rey decide ahora abdicar en la figura del Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón.

El rey Juan Carlos se ha dirigido a los españoles en un mensaje televisado y  ha expresado su gratitud y orgullo por 39 años de reinado. El monarca ha explicado su decisión de renunciar al trono, argumentando que ahora debe pasar a “primera línea una generación más joven, con nuevas energías, decidida a emprender con determinación las transformaciones y reformas que la coyuntura actual está demandando y a afrontar con renovada intensidad y dedicación los desafíos del mañana”.

Su hijo, el príncipe Felipe, encarna la estabilidad que caracteriza a la institución monárquica. Para el rey Juan Carlos el príncipe “tiene la madurez, la preparación y el sentido de la responsabilidad necesarios para asumir con plenas garantías la Jefatura del Estado y abrir una nueva etapa de esperanza”.

El Gobierno aprobará mañana el texto de la Ley Orgánica que remitirá a las Cortes para cumplir así con lo establecido en la Constitución Española, que recoge en su título II (De la Corona) un artículo donde hace referencia a la abdicación del jefe del Estado y a las renuncias de los herederos.

Textualmente, el artículo 57.5 de la Carga Magna dice: “Las abdicaciones y renuncias y cualquier duda de hecho o de derecho que ocurra en el orden de sucesión a la Corona se resolverán por una ley orgánica”.

La situación que crea la decisión del Rey no está prevista, y carece de precedentes en el período democrático, e incluso lo estipulado en la Constitución ha estado sujeto a diversas interpretaciones por parte de los constitucionalistas en los últimos tiempos.  Sin embargo, el propio jefe del Ejecutivo ha dejado claro que la tramitación se hará de acuerdo con lo establecido en el artículo 57.5.

La aprobación de la abdicación por parte de las Cortes puede agilizarse por el procedimiento de lectura única, y al tratarse de una ley orgánica requerirá obligatoriamente la mayoría absoluta del Congreso, en una votación final de conjunto por parte de la Cámara Baja.

El papel del rey como jefe de estado queda detallado en el artículo  56 de la Constitución. es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones y asume la más alta representación del Estado español en las relaciones internacionales. Ostenta además el mando de las Fuerzas Armadas.