El PSOE confía en que Europa le dé impulso para llegar al Gobierno en 2015

No es la cabeza de cartel de la candidatura socialista, Elena Valenciano, la que más arriesga en estas elecciones para el parlamento europeo, sino el líder de la formación, Alfredo Pérez Rubalcaba.
El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba , y la candidata Elena Valenciano. EFE/Archivo/Juanjo MartínEl secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba , y la candidata Elena Valenciano. EFE/Archivo/Juanjo Martín

Miguel Garrido 

El PSOE se juega el próximo domingo algo más que un porcentaje de los 54 escaños que se disputan en el Parlamento Europeo. Los socialistas son conscientes, y así lo reconocen, que estos comicios son el punto de inflexión para alcanzar en 2015 el Gobierno de la nación. 

Y no es la cabeza de cartel de la candidatura socialista, Elena Valenciano, la que más arriesga en estos comicios, sino el líder de la formación, Alfredo Pérez Rubalcaba. El número uno socialista sabe que esta cita es tal vez la más importante para que él pueda seguir gestionando el partido. Un fuerte traspié le obligaría a plantearse ceder el testigo antes de la primarias del próximo otoño o adelantar éstas.

Por ello, los socialistas llevan meses lanzando a los ciudadanos el mensaje de que las elecciones europeas son un paso importante para cambiar no sólo la política económica que desarrolla el Gobierno de España, sino también la social. La movilización de los votantes -las encuestas prevén una abstención por encima del 55%- es una de las prioridades que se han marcado los socialistas en estos comicios.

Es por esa razón que los pesos pesados del partido, así como líderes europeos, han arropado a Elena Valenciano a lo largo de la campaña. En ella, la líder de la candidatura ha incidido en las pérdidas de derechos sociales que padecen los españoles desde que gobierna el PP: los socialistas califican de retrógradas las futuras leyes del aborto y de seguridad ciudadana, los recortes en sanidad y educación, y dudan de que España se esté recuperando de la crisis económica.

A pesar de que los dos grandes partidos llegan igualados en las encuestas, el PSOE sabe que su victoria pasa por recuperar esos votos que desde que ganó las elecciones de 2004, con José Luis Rodríguez Zapatero, pierde por su flanco izquierdo. 

Mientras el PP mantiene su granero fiel, a los socialistas les pierde su acercamiento al centro: lo que ganan por ese lado lo pierden por la izquierda.

Las encuestas son muy claras en este sentido. Según la última, publicada por Metroscopia para el diario El País, Izquierda Unida pasaría del 3,7% al 11%, lo que traducido a escaños sería triplicar los obtenidos en 2009: de dos a seis.
Y no obtendría mejores datos porque la candidatura Podemos, de similar ideología, lograría el 2,4% y un eurodiputado.

Esas dos formaciones son las que impiden que los socialistas tengan mejores resultados, algo que el PP no sufre al no tener a su derecha un partido que le reste votos. Salvo UPyD, aunque la formación que lidera Rosa Díez probablemente araña a los dos grandes.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es