Englert, Príncipe de Asturias de Investigación

El físico belga descubrió la partícula elemental del Universo con su colega belga Robert Brout (fallecido en 2011) y, por separado, el británico Peter Higgs.
Englert en el CERN, tras anunciar el hallazgo. EFE/Archivo/Martial TrezziniEnglert en el CERN, tras anunciar el hallazgo. EFE/Archivo/Martial Trezzini

Francois Englert (Etterbeek, 6 noviembre 1932) es un físico belga, profesor emérito de la Universidad francófona Libre de Bruselas (ULB), y uno de los tres descubridores del “bosón de Higgs”, que logró ser detectado en un acelerador de partículas con una potente cantidad de energía liberada, similar a la del “Big Bang”.

Englert comparte el Premio Príncipe de Asturias de Investigación 2013 con el británico Peter Higgs y el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN).

En el descubrimiento, anunciado el 4 de julio de 2012, participó también el belga Robert Brout, fallecido en 2011. 

Los tres describen su hallazgo (conocido popularmente como “la partícula de Dios”, según el Nobel estadounidense Sheldon Glasgow) como un campo invisible pero presente en todos y cada uno de los rincones del Universo. Y así fue demostrado en el CERN en 2012, tras  las investigaciones iniciadas a comienzos de los sesenta.

Sus teorías permiten explicar por qué existe la materia tal y como la conocemos. Y es que si la mayoría de las partículas elementales carecieran de masa, no habría átomos y, por consiguiente, tampoco seres humanos.

Francois Englert, graduado en 1955 como ingeniero eléctrico-mecánico por la ULB, se doctoró en Ciencias Físicas en 1959.

Fue investigador asociado y profesor adjunto de la Universidad de Cornell (1959-1961), donde conoció a Brout, con quien después desarrolló sus teorías y experimentos en la ULB.

Sus contribuciones a la cosmología, la teoría cuántica de campos y la de cuerdas y supergravedad, además de la física estadística, han sido galardonadas por la Sociedad Europea de Física (1997) y con el Premio Wolf de Física (2004).

Los estudios más recientes confirman las hipótesis de Francois Englert y sus dos colegas físicos: nuestro Universo es inestable y la forma en que lo conocemos puede tener fecha de caducidad. EFE/DOC