El PP mantendría su ventaja pese al traspié de Cañete

Aunque sea por la mínima y en la línea de meta, el PP necesita ganar las elecciones europeas.
El candidato del Partido Popular a las eleccioneseuropeas, Miguel Arias Cañete. EFE/Archivo/Marcial GuillénEl candidato del Partido Popular a las eleccioneseuropeas, Miguel Arias Cañete. EFE/Archivo/Marcial Guillén

Antonio Soler 

Una victoria en las urnas, además de un aval para la política del Partido Popular, tendría efectos letales sobre sus principales adversarios, los socialistas. 

Previsiblemente aumentarían las luchas intestinas del PSOE, pues la derrota de su candidata, Elena Valenciano, es sobre todo la del secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, que podría verse obligado incluso a convocar un congreso extraordinario si el resultado fuese bastante malo.

En cambio, un buen resultado del PP reforzaría el papel de Rajoy para decidir sobre los candidatos a las próximas elecciones locales en Madrid y Valencia, dos feudos del PP en los que los populares pueden perder la mayoría absoluta y el poder, y también frente a la a la derecha del partido de cara a una posible negociación con el presidente catalán, Artur Mas.

Todo ello, sumado a una recuperación económica que llegase a los bolsillos de los ciudadanos vía bajada de impuestos, permitiría hacer frente a las elecciones generales del 2015 con bastante tranquilidad. 

Como en las elecciones europeas suelen ser idóneas para que los votantes descontentos ejerzan el voto de castigo y ese descontento se suele manifestar mas que en votar al contrario en quedarse en casa, se prevé que la abstención puede rondar el sesenta por ciento del electorado.

Por ello, la campaña popular ha tenido un perfil bajo para no movilizar a los electores de la izquierda en contra suya y recuperar en lo posible a los propios. La ventaja del PP es que a diferencia del PSOE, sus límites no se ven tan amenazados por una fuerte competencia.

La estrategia del PP ha funcionado hasta el debate entre los candidatos socialista y popular de la semana pasada que perdió el candidato popular sobretodo al justificar su derrota con una declaración de rancio paternalismo-machista. Cañete puede ser el mejor candidato del PP como proclama Mariano Rajoy, pero desde luego ha demostrado escasa pericia en el regate en corto, pese a su aparente “populismo”.

Sin embargo, no parece que el “machismo” de Cañete haya cambiado mucho las cosas, pese a que el PSOE haya hecho de él uno de sus argumentos principales de su campaña. Si acaso ha reducido en algo la ventaja del PP, pues si nos atenemos a las últimas encuestas no mueven al PSOE del 28%- 31% en porcentaje de sufragios, frente al 33%-35% del PP.

Así las cosas, el error Cañete lo que ha conseguido es movilizar al electorado conservador más que al socialista.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es