El PP, en su hora más difícil

Cuando apenas queda un año para las elecciones generales, y seis meses para las locales y autonómicas, el PP está viviendo el peor momento de la legislatura, particularmente en uno de sus principales feudos, la Comunidad de Madrid.
El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, junto a la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal. EFE/Archivo/BallesteroEl presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, junto a la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal. EFE/Archivo/Ballesteros

Carlos Moral 

La acumulación de escándalos en los que cargos públicos aparecen como beneficiarios de actividades ilegales o, cuando menos, de dudosa moralidad, mientras gran parte de la población sigue sometida a los rigores de la crisis, es un cóctel cuyas consecuencias se están dejando sentir en las expectativas electorales del PP, particularmente señalado por los últimos casos.

Un escenario muy distinto al que partido y Gobierno habían imaginado para el año electoral, cuando esperaban que el alivio de la situación económica les permitiera recuperar la confianza de parte del electorado perdido por el desgaste de años de recortes y austeridad, con medidas como la rebaja de impuestos.

Y es que aunque hay señales que indican que la economía recobra algo de pulso, no parece posible que en un año esa débil mejoría vaya a trasladarse de forma palpable a los ciudadanos, por lo que al PP le va a costar hacer visibles los logros del Gobierno, como acreditan las últimas encuestas, que pronostican un desplome del voto a los populares (pasaría del 44,7 % en las elecciones de 2011 al 27,5 % según la encuesta del CIS).

Y la amenaza electoral para el PP ya no viene solo del PSOE (23,9 % según el CIS), también afectado por estos casos, sino de Podemos, que crece imparable (22,5 %) con el alimento que le proporcionan la situación económica y social y los escándalos que envuelven a políticos de los partidos que se han repartido el poder durante las últimas décadas.

Ante este escenario, la respuesta del PP ha sido intentar poner distancia con la corrupción.Aunque la respuesta ha sido más contundente y rápida que en pasados episodios, muchos, dentro y fueran del partido, estiman que se ha quedado corta. Porque el hartazgo ciudadano es más elevado que nunca y la situación exige medidas inequívocas, más con la perspectiva de casos, como Gürtel o Bárcenas, que aún pueden deparar sorpresas desagradables para el partido del Gobierno.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es 

—-//EFE elabora documentos de análisis bajo petición gracias a la red de profesionales de la información desplegada en más de 120 países del mundo, con el apoyo y coordinación de su área de Análisis.
EFE garantiza en todo momento la confidencialidad de los interesados así como de la información utilizada para este fin, que es custodiada por el área de Análisis del Dpto. de Documentación de EFE y está vinculada a este único objetivo, destruyéndose de forma segura una vez concluido y entregado el encargo.
Para mayor información pueden contactar en el teléfono 913 467 245/526 o mediante el correo electrónico de clientes@efe.es, indicando en el asunto “Análisis”.//—-