ESPAÑA DESEMPLEO

El paro baja en España de los 4 millones por primera vez desde 2008

El número de desempleados en España ha bajado de los 4 millones por primera vez desde 2008, impulsado por el crecimiento de la ocupación que alcanzó con 18,8 millones de empleos una cifra inédita desde hace ocho años.
Imagen de una oficina de empleo en Madrid. EFE/Archivo/Paco CamposImagen de una oficina de empleo en Madrid. EFE/Archivo/Paco Campos

La Encuesta de Población Activa (EPA), que publicó el Instituto Nacional de Estadística (INE) español, refleja que 340.700 personas salieron de las listas del paro durante el segundo trimestre del año, hasta reducir a 3,9 millones el número de desempleados.
De esta forma, la tasa de paro se recortó un punto y medio y se situó en el 17,22 %, retrocediendo así a datos de hace casi nueve años.
La ocupación, por su parte, aumentó en 375.000 personas, gracias, en parte, a la incorporación al mercado laboral de 34.300 personas y totalizar 22.727.600 personas activas.
En términos interanuales, el desempleo disminuyó en 660.400 personas en el último año, pero el empleo se incrementó sólo en 512.300 personas, debido a que la población activa se redujo en 148.000 personas.
En este segundo trimestre de 2017, el paro bajó en todos los sectores, principalmente en los servicios (144.000), además de entre los desempleados de larga duración (142.900), mientras que aumentó en 9.100 las personas que buscan su primer empleo.
El descenso del paro se repartió entre ambos sexos aunque aún hay 111.500 mujeres desempleadas más que hombres, y tasa de paro femenina (19,04 %) es superior a la masculina (15,64 %).
Por edad, el mayor descenso del desempleo se concentró en el tramo de 25-54 años (314.800 parados menos), en tanto que sólo aumentó entre los menores de 19 años (6.600); mientras que por nacionalidad, se repartió entre los españoles (296.500 menos) y los extranjeros (44.200 menos).
En cuanto a la ocupación, el empleo aumentó principalmente en los servicios (272.400) y en el sector privado (345.100), aunque en el público también, lo que refleja un cambio de tendencia.
El empleo a tiempo completo creció en 379.200 personas, mientras que el de tiempo parcial disminuyó en 4.200, de forma que la tasa de parcialidad bajó al 15,26 %.
El número de autónomos creció en 23.800 personas y el de empleadores, en 48.600; mientras que el número de asalariados se disparó a 349.500, gracias al incremento de los contratados temporales (255.900 personas), elevando la tasa de temporalidad (al 26,81 %).
El empleo se incrementó en todos los tramos de edad, menos entre los de 30 y 34 años (con 600 trabajadores menos) y, en función del sexo, creció sobre todo el masculino (208.400) pero también el femenino (166.700); mientras que por nacionalidad, se incorporaron a trabajar 311.600 españoles y 63.400 extranjeros.
El ministro de Economía español, Luis de Guindos, ha considerado estos datos “muy positivos” y ha añadido que, desde el punto de vista personal, le provocan “satisfacción”, teniendo en cuenta la situación que reflejaban hace cinco años.
A su juicio, estas cifras contrastan con los datos de 2012, cuando el desempleo aumentaba a un ritmo de 800.000 personas y había “una profunda recesión, la segunda de la crisis”.
No obstante, los sindicatos UGT y CCOO han llamado la atención ante la temporalidad, la precariedad y bajos salarios del empleo creado y han añadido que están relacionados con la estacionalidad, la inestabilidad laboral y la pérdida de población activa.
La patronal, por su parte, ha valorado “tendencia positiva” de estos datos, pero ha pedido medidas que apoyen a la empresa en la recuperación y adecuar los costes laborales para evitar cargas que obstaculicen la creación de empleo. EFE

Etiquetado con:
Publicado en: Análisis