El ocaso del Mercado Alternativo Bursátil (MAB)

El escándalo protagonizado por Gowex ha sembrado dudas entre los inversores que depositan su confianza en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), una plataforma alternativa a la financiación bancaria que ha sido testigo de algunos fracasos sonoros.
Jenaro García, consejero delegado de Gowex, durante el toque de campana que marcó en marzo de 2010 el inicio de la cotización de la compañía en eJenaro García, consejero delegado de Gowex, durante el toque de campana que marcó en marzo de 2010 el inicio de la cotización de la compañía en el MAB. EFE/Archivo/Ángel Díaz

Cora Serrano

Tras confesar que había falseado las cuentas de, al menos, los últimos 4 años, el presidente de Gowex, Jenaro García, ha prestado voluntariamente declaración ante el juez, ha asegurado que asumirá las consecuencias y ha pedido perdón “de todo corazón”.

Pero el de Gowex no es el único “chasco” que ha cotizado en el MAB.

Basta recordar casos como el del Grupo Nostrum, uno de los mayores grupos de marketing y publicidad a nivel iberoamericano. Tras aprobar las cuentas con un beneficio consolidado de más de 3 millones de euros y anunciar unas ambiciosas perspectivas de crecimiento en septiembre de 2012, la compañía presentó dos meses más tarde el concurso de acreedores para su matriz y cinco filiales.

Tanto la Administración Concursal como el Ministerio Fiscal han pedido la inhabilitación durante 15 años de su presidente, Juan de Andrés Gayón.

La empresa de contenidos Zinkia, creadora de Pocoyó, también se vio abocada al concurso de acreedores tras no alcanzar un acuerdo de refinanciación con una entidad privada titular de un préstamo de 2,5 millones de euros.

También en concurso de acreedores se encuentra el portal web de bodas y eventos Bodaclick, que lo solicitó el mismo día de San Valentín.

Al igual que Nostrum, el grupo de comunicación Negocio y Estilo de Vida, que también solicitó el concurso, fue expulsado del MAB al no dar cumplimiento a los requerimientos de información que se le exigía.

Pero ¿qué es el MAB?

Un total de 23 compañías figuran en este mercado, promovido por BME y supervisado por la CNMV, que nació con el objetivo de ofrecer una alternativa de financiación para el crecimiento y la expansión de las pequeñas y medianas empresas.

“Cotizar en un mercado como el MAB proporciona una publicidad que potencia el prestigio y la imagen de marca de la empresa”, subraya el MAB en su página web, que detalla tres requisitos que deben cumplir las compañías que accedan a este mercado: transparencia, información y contar con un asesor registrado y proveedor de liquidez.

¿Cuál es el papel del asesor registrado?

Entre sus funciones, se encuentra la de revisar la información presentada por la compañía en el momento de su incorporación y, posteriormente, ayudar a la empresa a que cumpla con los requisitos de información, tanto información financiera periódica, como comunicación puntual de hechos relevantes.

¿Será el de Gowex el último fracaso del MAB?

Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.com