El cine, redescubierto en Gaza

Los palestinos regresan por primera vez a un cine comercial tras dos décadas de ausencia del séptimo arte en Gaza, un territorio marcado por las tensiones políticas que llevó a la quema de varias salas, el islamismo y el conflicto con Israel.
Imagen del Festival 'Cinema Jenin', un certamen cinematográfico en la ciudad cisjordana de Jenin (Palestina). EPA/Archivo/A.BadarnehImagen del Festival "Cinema Jenin", un certamen cinematográfico en la ciudad cisjordana de Jenin (Palestina). EPA/Archivo/A.Badarneh

Las generaciones más jóvenes de la franja pueden experimentar una sensación inédita: la de ir al cine gracias a la reapertura del teatro de la Media Luna Roja palestina (equivalente a la Cruz Roja).

La sala dispone de doscientas butacas y la proyección cuesta 10 shekels (unos 2,50 dólares o 2,40 euros) la entrada, gracias al esfuerzo de un grupo de jóvenes palestinos que apostó por recuperar el cine.

El espacio estaba habilitado desde 2002, cuando el Consulado francés la creó para proyectar películas en 3D pero, tras un periodo clausurado, se ha recuperado.

La Media Luna Roja exhibía una película por semana y solía cosechar gran audiencia, pero con el tiempo la gente perdió el interés debido a circunstancias económicas, psicológicas y sociales en Gaza.

De cualquier forma, las proyecciones estarán sometidas a la lupa del grupo islamista Hamás, que controla el territorio y censura cualquier género que considere inmoral.

En Palestina, el cine ha tenido un importante valor social y servido como plataforma para el visionado de películas sobre la Intifada, la cultura palestina, así como otras cintas de temática árabe.

La historia del cine en Gaza ha sido desde sus orígenes una carrera de obstáculos políticos, morales o económicos.

Los cines comenzaron a proliferar en los años cincuenta, cuando el enclave estaba bajo dominio de Egipto y los residentes acudían a ver películas árabes, occidentales y asiáticas.

Pero con el estallido del primer alzamiento palestino contra la ocupación israelí, la Intifada, a finales de los ochenta, los cines fueron quemados, y pese a que ya bajo la ocupación militar israelí se rehabilitaron algunos, las proyecciones no duraron mucho tiempo.

Al término de ese período y en pleno proceso de paz con Israel en 1993, un grupo de intelectuales reabrió las salas de la franja hasta que la lucha interna entre seculares e islamistas hizo que la mayoría de estos espacios fueran nuevamente incendiados o destruidos en 1996.

Desde entonces la apertura de salas se había convertido en una quimera, por lo que el regreso del cine comercial a Gaza constituye un fenómeno social, cultural y político.EFE/Doc

Etiquetado con:
Publicado en: Protagonistas