BOSÓN DE HIGGS

El Bosón de Higgs, partícula clave para entender el origen del universo

Es muy probable que este hallazgo sea el buscado "bosón de Higgs" o "partícula divina". Esta posibilidad se ha observado con una probabilidad de error equivalente a una en tres millones, y que en 2013, tras sucesivos experimentos, han indicado que se trata casi con toda seguridad del “bosón de Higgs”.
EFE/ archivo/FERMILABEFE/ archivo/FERMILAB

El Centro Europeo de Física de Partículas (CERN) anunció el día 4 de julio de 2012 el descubrimiento de una nueva partícula, que se considera clave para entender la formación del universo y aumenta la comprensión sobre la formación de la masa.

Higgs desarrolló la idea de que las partículas no tenían masa al comienzo del universo y que adquieren la masa una fracción de segundo después, como resultado de la interacción con un campo teórico, ahora conocido como el “campo de Higgs”. Este campo permea todo el espacio, dando su masa a todas las partículas subatómicas, que interactúan con él.

Propuso la ruptura de la simetría en la teoría electro débil, con lo que se explica el origen de la masa de las partículas elementales en general, y de los bosones w y z, en particular. Este mecanismo predice la existencia de una nueva partícula: “el bosón de Higgs”.

El campo de Higgs se postula como el que asigna la masa a los quarks y leptones. Este campo representa sólo una diminuta porción de la masa de las otras partículas subatómicas, como protones y neutrones. En ellos, los gluones, que ligan los quarks, conforman la mayoría de la masa de la partícula.

En 1994, el descubrimiento de la partícula quark top afianzó la teoría del Modelo Estandar de la Física de Partículas, que afirma que toda la materia del universo está compuesta por distintas combinaciones de doce partículas elementales, seis leptones y seis quarks. Este hallazgo hizo que los investigadores se centraran en la búsqueda del “boson de Higgs”, indispensable para explicar porqué las partículas adquieren masa.

El CERN presentó el hallazgo, casi al 100%, del “boson de Higgs” en una conferencia científica en su sede principal de Ginebra. “Hemos observado un exceso de sucesos alrededor de una masa de unos 125 gigaelectronvoltios (GeV) con una significación estadística de 4,9 sigmas”, dijo el físico Joe Incandela, portavoz del CMS.

Los experimentos CMS y ATLAS buscan desde hace años de manera paralela, pero independiente, pruebas de la existencia de la partícula de Higgs, sobre la que reposa el Modelo Estándar de la Física de Partículas.

Peter Higgs, de 83 años y profesor emérito de la Universidad de Edimburgo, asistió al acto del CERN y manifestó su emoción por poder ser testigo de este momento. Felicitó al equipo del CERN “por este tremendo logro”.

La comunidad científica, que se mostró eufórica en el acto de Ginebra, considera que el hallazgo es histórico, ya que es el más importante de las últimas décadas porque abrirá muchas puertas en el campo de la investigación en física.

Tras el descubrimiento, los responsables del CERN decidieron prolongar el funcionamiento del Gran Acelerador de Hadrones (LHC, siglas en inglés) durante tres meses más para recoger una mayor cantidad de datos y poder analizar las propiedades de la nueva partícula con más detalle y precisión.

En marzo de 2013 el CERN reveló nuevos datos que reafirman que la partícula descubierta en 2012 indican cada vez más que es el bosón de Higgs. Sin embargo, queda por determinar si es el bosón de Higgs estándar al 100 % lo que de momento no se podrá confirmar debido a que el LHC inició, en febrero de 2013, una parada técnica que durará dos años.

Si se llegara a encontrar el último elemento que falta en el denominado Modelo Estándar de la Física de Partículas -enunciado en 1964 por Peter Higgs- se podría comprender por qué las masas de unas partículas son elementales y otras son distintas.

Pero si la deseada partícula no apareciese, evidenciaría que el Modelo Estándar de la Física de Partículas está incompleto y abriría nuevas vías de pensamiento a los científicos.