El 25M deja en Madrid la sensación de que (casi) todos pierden

De la "amarga victoria" del PP al "mal resultado" del PSM, de la necesidad de hacer autocrítica de IU al "pinchacito" de UPyD, el 25M ha dejado un poso amargo en el arco político madrileño justo a un año de las autonómicas y municipales de 2015 al que solo escapa Podemos, sorprendente partido revelación.
El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González (d), durante el acto de entrega de las medallas de la Comunidad,con motivo del día de la CEl presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González (d), durante el acto de entrega de las medallas de la Comunidad,con motivo del día de la Comunidad el pasado 2 de mayo.EFE/Archivo/Fernando Alvarado

Evaristo Amado

El domingo, PP y PSOE se dejaron por el camino 451.664 y 396.677 votos respectivamente con respecto a las europeas de 2009 en la Comunidad de Madrid, mientras las fuertes subidas de UPyD -que pasa de 156.839 a 233.586- e IU -de 103.987 a 232.492- se vieron eclipsadas por Podemos, tercera fuerza en su estreno con 259.559. 

Más allá de este regusto negativo al que solo es ajeno el partido encabezado por Pablo Iglesias, la foto fija de los resultados siembra de incógnitas las ya trilladas cábalas electorales en torno a las posibles alianzas en mayo de 2015.

Porque si antes se daba por bueno que UPyD tendría la llave para sellar alianzas estables hacia izquierda o derecha en el caso de una pérdida de la mayoría absoluta del PP -como pronostican las últimas encuestas publicadas en los medios-, la irrupción de Podemos ha desarmado, por lo menos en la teoría, este supuesto. 

De mantener su tirón el próximo año -algo que no ve factible, precisamente, UPyD-, Podemos podría complicar un posible pacto para conformar un Gobierno de izquierdas encabezado por el PSM –que sobre el papel estaría llamado a encabezar este grupo-, al que la formación liderada por Pablo Iglesias considera, junto con el PP, “la casta”. 

El portavoz de IU en la Asamblea segura que no habrá “grandes dificultades” para llegar a “acuerdos preelectorales” si Podemos “subsiste y se consolida”, pero la confluencia de ambos, aunque conformaría un bloque de izquierda compacto, no llegaría siquiera al 25 % del voto con los datos del domingo en la mano.

Otra posibilidad sería un pacto entre PSM e IU para un Gobierno sustentado por una minoría parlamentaria que dejaría en manos de Podemos y UPyD la capacidad de veto en la cámara, puesto que el hipotético tándem PSM-IU tiene hoy prácticamente los mismos votos que el PP.

En el caso del PP, que hoy suma prácticamente los mismos votos que la segunda y tercera fuerzas juntas, ni siquiera asociarse con UPyD -su único posible alianza sobre el papel- le garantizaría la estabilidad, porque ambos grupos sumarían poco más del 40 % de las papeletas, a muchas distancia de la mayoría absoluta.

Por ello, aunque PP y UPyD rebasarían sobradamente la alianza natural PSM-IU, en esta hipótesis Podemos volvería a ejercer de árbitro con capacidad para bloquear iniciativas.

Teniendo en cuenta que uno de los leit-motiv de campaña de las fuerzas políticas que han crecido el 25M en Madrid -Podemos, UPyD y IU- ha sido la crítica al bipartidismo y “el PP y PSOE son iguales”, la hipótesis de una “grosse koalition” -gran coalición- a la alemana, un pacto de concentración entre rivales naturales, parece descartada de antemano. 

A pesar del abierto panorama que dibuja el 25M, y tras asegurar que toman nota de los resultados, los políticos rechazan las cábalas y la extrapolación del escrutinio europeo al escenario de una votación autonómica y municipal. La respuesta, calculadora en mano, llegará dentro de un año.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es