EEUU y la Liga Arabe acuerdan un plan para enfrentarse al Estado Islámico

Estados Unidos ha acordado con la Liga Arabe y Turquía, durante una cumbre en Yeda (Arabia Saudí), una estrategia global para enfrentarse al terrorismo y especialmente para erradicar de Irak y Siria al grupo yihadista Estado Islámico (EI).
Aviones de guerra se despliegan en formación. EFEAviones de guerra se despliegan en formación. EFE

El “Estado Islámico” (EI) es una organización yihadista de ideología suní relacionada con la red terrorista Al Qaeda, cuyo objetivo es crear un emirato islámico en Siria e Irak.
El grupo, que ha ido cambiando de nombre en diferentes ocasiones (el último, Estado Islámico (EI), lo adoptó en junio de 2014) y tiene su base de operaciones en la provincia siria de Al Raqqa.
A raíz del estallido de la revuelta social en Siria en contra del régimen de Bachar El Asad en 2011 que más tarde devino en un conflicto civil, la organización introdujo a combatientes desde donde ha lanzado varias ofensivas para hacerse con el control del norte y oeste de Irak. Añadido a estas operaciones, el grupo perpetra además secuestros contra occidentales.
El germen de la organización data de marzo de 2003 mientras se desarrolló la guerra de Irak y en abril de 2004 adoptó el nombre de “Grupo Monoteísmo y Yihad”, coincidiendo con el establecimiento de Al Qaeda en el país y a iniciativa del terrorista jordano Abu Musab al Zarqaui.
En octubre de 2004, el grupo cambió su nombre a Seguidores de Al Qaeda y la Guerra Santa en Mesopotamia a fin de resaltar su alianza con la red terrorista internacional que entonces lideraba Osama bin Laden y cuyo objetivo principal era liberar a Irak de las fuerzas de la coalición internacional encabezada por EEUU y restar apoyos al gobierno de Bagdad.
La organización se coaligó en enero de 2006 con otros grupos de Muyahidín y pasó a denominarse Estado Islámico de Irak.
Meses más tarde, en octubre, esta alianza anunció la creación en parte de Irak de un Estado Islámico, que incluía las provincias de Al Anbar, Salahedin, Diyala, Nínive, Kirkuk y parte de Babilonia y Waset, y a cuyo frente se situó en calidad de emir Abu Omar el Bagdadi.
El 16 de mayo de 2010, el grupo desveló el nombre de su nuevo jefe, Abu Bakr el Bagdadi, tras la muerte de Abu Omar el Bagdadi el 18 de abril anterior en Irak por una operación conjunta de las tropas iraquíes y estadounidenses.
En abril de 2013 (ya en pleno conflicto civil en Siria) el Estado Islámico de Irak añadió a su nombre “y Levante” con lo que pasó a denominarse Estado Islámico de Irak y del Levante (ISIL) al tiempo que intensificó sus operaciones en territorio sirio. El grupo se hizo pronto fuerte en el norte del país donde sus acciones radicales levantaron las suspicacias de otras facciones yihadistas, incluso de aquellas que habían jurado lealtad a Al Qaeda.
De hecho el 3 de febrero de 2014 Al Qaeda se desvinculó del ISIL y apuntó que no se hacía responsable de las actividades de estos yihadistas.
Desde esa fecha esta organización se enfrenta en el norte a una coalición insurgente, que incluye al Frente al Nusra (filial de Al Qaeda que se creó en 2012 al calor de la revolución siria), que quiere expulsarla del país.
Tras meses de combates, el ISIL continuó aún fuerte en su feudo principal, en Raqqa, donde ha impuesto la “sharía” al tiempo que libra intensos combates contra sus adversarios en la provincia siria de Deir al Zur, fronteriza con uno de sus feudos en Irak, la provincia de Al Anbar en la que ambos bandos cuentan con el apoyo de combatientes tribales suníes.
El 10 de junio de 2014 el ISIL se apoderó de la ciudad iraquí de Mosul, saqueó sus bancos hasta conseguir 450 millones de dólares en moneda iraquí, si bien las autoridades de la región autónoma del Kurdistán elevan el dinero robado a 1.000 millones.
Días más tarde, el 29 de junio, el grupo declaró la instauración de un califato que se extiende desde Diyala (al este de Irak) hasta la ciudad siria de Alepo y se hizo llamar Estado Islámico (EI).
Para ampliar el califato empezaron a avanzar hacia el norte y conquistaron el 3 de agosto la población de Sinyar, lo que desencadenó una crisis humanitaria denunciada por la ONU que obligó a más de 120.000 cristianos a escapar desde las localidades de Qaraqosh (la mayor ciudad cristiana de Irak) y Telkif hacia las de Erbil y Dohuk.
El 8 de agosto se hicieron con el control de la presa de Mosul, la mayor de Irak, y ese mismo día EEUU emprendió una ofensiva aérea con dos aviones de guerra contra posiciones del EI en el norte del país que ha ido prolongando en el mes de septiembre.EFE/DOC

Etiquetado con:
Publicado en: Documentos