Educación estudia prohibir móviles en centros educativos

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, ha anunciado que el Gobierno estudia la posibilidad de prohibir el uso de los móviles en los centros educativos, siguiendo los pasos de la ley aprobada para este curso en Francia, con el objetivo de disminuir la adicción digital de los estudiantes.
Foto de archivo de la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, en julio de 2018. EFE/ MariscalFoto de archivo de la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, en julio de 2018. EFE/ Mariscal

 

En una entrevista a la Agencia Efe, la titular de Educación ha manifestado que de momento está encontrando “posturas fuertemente enfrentadas” sobre si los móviles deben entrar en los colegios o no. En materia docente también ha adelantado su intención de descargar de contenido los currículos, con el fin sustituir el actual sistema de memorización por otros que activen más el aprendizaje.

Preguntada sobre la prohibición del uso de móviles hasta los 15 años en los centros franceses, Celaá ha señalado que existen opiniones encontradas al respecto por lo que esta medida la van a estudiar con expertos.

No obstante, ha señalado que en algunos casos el móvil ayuda -no suelen llevarlo a los exámenes, solo faltaba-, pero merece la pena valorar si prohibirlo en los centros sirve para disminuir la adicción digital.

Con respecto a homogeneizar el calendario escolar por comunidades no cree que sea relevante, ya que las comunidades se organizan y mantienen sus singularidades y hacen el inicio del curso cuando lo tienen pactado.

Para la ministra el desafío de la educación en 2018 no es aumentar aquellos contenidos cuyo aprendizaje es memorístico, pues para ello ya tenemos Google y las redes. Queremos incorporar elementos que requieran al alumnado un proceso de aprendizaje para hacer significado, una escuela más flexible, moderna, que sepa hacer que el estudiante aprenda  a tener destrezas y desarrollarse en el mundo en el que le va a tocar vivir, distinto de aquel en el que está aprendiendo.

Celaá recalca la necesidad de hacer clases más prácticas y conectadas con la vida real, que son, en definitiva, los requerimientos que muchas veces establece Pisa.

Sobre el problema de la obesidad que cada vez más afecta a los niños y niñas de países desarrollados como el nuestro, el Ministerio estudiará que hacer para combatirla y para que la dieta en los colegios sea equilibrada.

El Gobierno es garante de la calidad del sistema educativo en su conjunto  compuesto por la red pública y por la concertada y privada. No se van a suprimir conciertos, lo que no es óbice para afirmar que el sistema público es el que tiene la responsabilidad primera, la obligación de atender el derecho fundamental a ser educado, afirmó Celaá.

También dijo que ha habido administraciones (y esto no tiene que ver con la concertada) que han abusado de los términos de una ley (Lomce) para usos que no han sido muy adecuados para la educación ni respetuosos con las condiciones de equidad.

En concreto, el artículo 109 de la Lomce sustituyó por “demanda social” lo que la LOE decía sobre la obligación que tienen las administraciones de garantizar la existencia de plazas públicas suficientes, especialmente en las zonas de nueva población.

Por otra parte, la titular de Educación también se mostró partidaria de convocar la Mesa Sectorial de la Enseñanza Concertada que no se reúne desde 2011.

Respecto a la segregación por sexos ha reconocido que desde la perspectiva del Tribunal Constitucional no es segregación y aunque su Ministerio no esté de acuerdo lo tienen que respetar.

Pero hay otras discriminaciones que nos preocupan más porque a veces se presentan con más intensidad, como lo relativo a la diferencia entre los alumnos por sus estructuras sociales.

En cuanto a un Pacto de Estado por la Educación reconoció que será difícil que las fuerzas políticas estén de acuerdo por cómo están dispuestas en este momento en el Parlamento, pues muchas consideran imposible el encuentro entre ellas.

La ministra también adelantó que están abordando una modificación de la Lomce para que entre en el Consejo de Ministros antes de Navidad y poderla llevar al Congreso. Esta modificación pretende abordar los puntos que han sido estimados como más vulneradores del derecho de la igualdad.

Uno de ellos, es el tratamiento que se hace de la Secundaria, una etapa crucial de la educación que la Lomce  estructuró en dos vías, una  académica y otra para los que no pueden seguir la corriente general de las enseñanzas a los que proporciona alternativas de bajo nivel educativo.

El impulso estratégico que queremos dar a la FP va a ayudar a esto, pues no queremos lugares en los que depositemos a los alumnos sin que apenas tengan posibilidades de salida.

Respecto a la enseñanza de la religión y los Acuerdos con la Santa Sede, el Gobierno va a establecer que la religión  no tenga asignatura espejo y mantener la oferta de libre opción. En cualquier caso, sus resultados no pueden concurrir al mismo nivel con materias como matemáticas y no contará para la nota media ni para becas ni para entrar a la universidad porque eso es insensato, afirmó.

La idea de un MIR educativo, es un asunto que le gusta pero supone una revisión profunda de todo lo que afecta a la profesión y ahora estamos en lo más urgente.

En cuanto al acoso escolar activaremos el Observatorio de la convivencia para estudiar detenidamente el fenómeno; es un tema crucial y dramático que puede fastidiar la vida a muchachos de corta edad. El incremento de las denuncias se debe a que afortunadamente hay más sensibilidad, pero los centros tienen que poner todas las antenas para evitar que esto suceda.

EFE/oli-prv-mbg/ros/doc

Etiquetado con:
Publicado en: Documentos