Ecuador, tras la revolución del conocimiento en Estados Unidos

Ecuador ha elegido EE.UU. para dar pasos de gran significado en una estrategia encaminada a zambullirse en la economía del conocimiento, un modelo que, según el Gobierno, permitirá al país avanzar por la senda del progreso mediante un conjunto de políticas que ha bautizado como el "Buen Vivir".
 El presidente de Ecuador, Rafael Correa. EFE/Archivo/Ernesto Mastrascusa El presidente de Ecuador, Rafael Correa. EFE/Archivo/Ernesto Mastrascusa

Jesús Sanchis Moscardó 

EE.UU., como gran potencia mundial, se sitúa en primera línea en factores como la innovación, el desarrollo tecnológico, el conocimiento y el talento humano, algo que el Ejecutivo ecuatoriano quiere inclinar a su favor con acercamientos de carácter académico a ese país como el protagonizado por el presidente Rafael Correa, que ha visitado Boston, New Haven y Nueva York. 

Conferencias, reuniones y recorridos por las universidades de Harvard y Yale y por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, en inglés), clasificados entre los mejores centros de educación superior del mundo, una agenda orientada a estrechar los contactos académicos y los proyectos de colaboración en favor de la proyección de ese nuevo modelo. 

Se trata de una fórmula acorde con la filosofía izquierdista de Correa y de su Gobierno, por cuanto esta “economía social del conocimiento” se basa en principios de inclusión, de igualdad de oportunidades y de búsqueda del bienestar del conjunto de la sociedad.

En esa línea, medidas aplicadas por el Ejecutivo ecuatoriano, como el incremento del porcentaje sobre el producto interno bruto (PIB) anual destinado a la educación superior, que ha pasado del 1,1 % al 2 % y se sitúa como la tasa más elevada de la región, denotan la firme decisión de avanzar por ese camino. 

Lo mismo ocurre con el establecimiento de una nueva clasificación de las universidades y con la creación de cuatro grandes centros universitarios de alto nivel en el país en el contexto de una estrategia que, en lo económico, implica también el abandono del modelo primario exportador. 

“Lo que actualmente mueve al mundo, genera economía, genera emprendimientos, es la innovación, y la innovación que parte de la ciencia y se traduce en tecnología que resuelve problemas”, decía esta semana a Efe el secretario nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (Senescyt), René Ramírez.

Ello propicia la creación de puestos de trabajo y, además, ayuda a resolver “uno de los problemas que tenemos en Ecuador, que es la baja productividad”, porque este modelo “implica mayor riqueza” y “tiene una incidencia directa en el mercado, en la productividad, en los salarios”, agregó.

A ello se une la contribución que este modelo propone de cara a la búsqueda de “nuevo valor agregado, con rendimientos crecientes de escala, porque es inagotable” frente al modelo de la economía primaria exportadora, dijo Ramírez.

Correa  ha subrayado durante esta gira que los países que no generan suficientes conocimientos se quedan rezagados y dependen de lo que producen otros, por lo que, de no reducir las distancias con relación a los más avanzados en materia de educación, ciencia y tecnología, el futuro que les espera es de subordinación. 

–  Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es

Etiquetado con: , , , , ,
Publicado en: Sin categoría

imagen

imagen