Ecuador: mientras el oficialismo estudia la reelección la oposición sigue sin líder

La oposición ecuatoriana no da muestras de haber encontrado un líder que pueda guiarla hacia la presidencia del país, mientras el oficialismo apuesta por promover la reelección indefinida que, eventualmente, permitiría al presidente Rafael Correa continuar rigiendo los destinos del país a partir de 2017.
El presidente de Ecuador Rafael Correa, acompañado del exalcalde de Quito, Augusto Barrera (i), y el vicepresidente ecuatoriano, Jorge David Glas. ElEl presidente de Ecuador Rafael Correa, acompañado del exalcalde de Quito, Augusto Barrera (i), y el vicepresidente ecuatoriano, Jorge David Glas. El presidente reconoció la derrota de movimiento Alianza País (AP)en las elecciones locales de febrero de 2013. EFE/Archivo/José Jácome

Jesús Sanchis Moscardó 

Los nombres más relevantes en las filas de oposición no han alcanzado por ahora la categoría de liderazgo que se requeriría para poder competir directamente y con posibilidades de éxito con el gobernante, en caso de que se apruebe la reelección y éste decida optar a un nuevo periodo presidencial al término del actual mandato.

El personaje que más notoriedad política ha alcanzado en los últimos meses es el actual alcalde de Quito, Mauricio Rodas, quien ganó las elecciones locales en febrero pasado, pero ha manifestado que agotará su periodo al frente del municipio, por lo que no sería candidato a la Presidencia en 2017. Claro que, en política, siempre puede haber cambios y sorpresas.

Otra figura de peso es el alcalde de Guayaquil, el socialcristiano Jaime Nebot, un destacado opositor político del Gobierno y, en particular, de Correa. Pero Nebot fue igualmente elegido en febrero y, aunque entre las filas de la oposición algunas voces le han señalado como el posible aspirante a la Presidencia, otros expertos consideran que su ciclo político toca a su fin, tras cuatro mandatos como alcalde de la ciudad más poblada de Ecuador.

La abundancia de opciones políticas, o para algunos expertos, más bien la dispersión de partidos, podría ser una razón que explique el porqué no emerge una figura con fuerza suficiente como para convencer al electorado. 

Y, pese a la sacudida que el oficialismo sufrió en las elecciones locales de febrero de 2014, cuando perdió importantes alcaldías como Quito, Guayaquil y Cuenca, no ha surgido (o, al menos no se han apreciado signos de ello) un grupo opositor lo suficientemente fuerte como para vencer al movimiento gubernamental.

Un estudio de la consultora Llorente y Cuenca señala que el “remezón” sufrido por el oficialismo en esas importantes ciudades en los últimos comicios muestra varias razones por las que los ciudadanos no secundaron al movimiento oficialista Alianza País (AP). 

Entre ellas estarían el desgaste del Gobierno, la madurez de la ciudadanía y el hecho de que los votantes “siguen aceptando a Rafael Correa, pero quieren sus propias autoridades locales”, señala el estudio.

Sin embargo esas mismas elecciones han determinado que “algunas organizaciones políticas ya no están en el pensamiento de la ciudadanía”, como Sociedad Patriótica (SP) el Partido Roldosista, el Movimiento Popular Democrático (MPD) y el Partido Renovador Institucional (PRI), indica. Así, la consultora concluye que “en el lado opositor tampoco hay un relevo presidencial que permita cumplir con el péndulo político como existe en otros países”.

Mientras la cuestión del liderazgo sigue siendo una incógnita para la oposición, el oficialismo tiene en Correa a su líder indiscutible, pero no deja por ello de buscar en sus filas otras figuras que pudieran surgir y ganar peso político desde ahora hasta las elecciones.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es