Duran mantendrá sus cargos en CiU y pide una salida a la consulta soberanista

Josep Antoni Duran Lleida, la cara más visible de CIU en Madrid y líder de Unió Democràtica, ha negado que se plantee abandonar sus cargos en CiU por discrepancias con su socio de gobierno, Artur Mas.
Foto de archivo donde el portavoz de Ciu en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida se dirige al ministro de Cultura, José Ignacio Wert, en el CongresFoto de archivo donde el portavoz de Ciu en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida se dirige al ministro de Cultura, José Ignacio Wert, en el Congreso de los Diputados EFE/Juan Carlos Hidalgo

Miguel Garrido 

El número dos de la coalición nacionalista sí admite que está reflexionando sobre su futuro, pero rechaza que hayan acabado sus días en la política. Además, lo que parecía un pulso a Artur Mas ha desembocado en una recriminación al presidente Mariano Rajoy.

No es la primera vez que Duran amaga con romper la coalición y da marcha atrás. Además, ahora también culpa al Ejecutivo central de enrocarse y rechazar cualquier negociación sobre la consulta soberanista.

El enfado del portavoz de la federación nacionalista en el Congreso, según sus más próximos, data del primer anuncio de abstención de CiU en la votación de la ley orgánica que dio paso a la abdicación del Rey, aprobada por amplia mayoría, después de que él hubiera dejado entrever que apoyarían el texto.

Una desconsideración hacia la Corona, según proclaman muchas voces en Cataluña, aunque el propio Duran niega que esté en contra de la abstención y asegura que está comprometido con el proceso soberanista de CiU.  Algunos señalan que la abstención de CiU rompe el pacto constitucional de 1978, cuando la denominada Minoría Catalana no sólo apoyó la Ley Fundamental sino que participó en su elaboración.

No obstante, CiU argumenta que su abstención se debe a que se sienten excluidos de dicho pacto. Y Duran pide al futuro Rey una salida a la consulta soberanista.

Duran considera que a los mandos de Cataluña no está ya Artur Mas, sino que el rumbo lo marca Esquerra Republicana, un partido que cada día saca mayores réditos de su apuesta por la independencia y que evita el desgaste que sí padeció durante el tripartido que lideraba el PSC. De hecho, en las autonómicas de 2012, CiU perdió 12 parlamentarios, mientras Esquerra ganaba 11.

El líder de Unió cree que la declaración unilateral de independencia dejaría a Cataluña aislada.  Duran siempre ha sido partidario de la denominada tercera vía, una confederación de Estados libres y asociados entre Cataluña y España. Asimismo, rechaza la ruptura y apuesta por mayores cotas de autogobierno.

Unió defiende un entendimiento con el resto de los pueblos de España en el que debe estar plenamente reconocida y garantizada la soberanía de Cataluña. Y considera que España debe ser plurilingüística, plurinacional y pluricultural.

– Accede al contenido completo y obtén más información escribiéndonos a efeanalisis@efe.es