La duquesa de Alba pasa por el hospital para una “revisión rutinaria”

La duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart, se ha sometido a una "revisión rutinaria" en la Clínica Quirón Sagrado Corazón, en Sevilla, para controlar la válvula que le fue implantada en 2009, cuando hubo de someterse a una intervención quirúrgica por sus problema de hidrocefalia, según informó a EFE su familia.
Cayetana Fitz-James Stuart, la duquesa de Alba. EFE-ARCHIVO/Antonio CotrimCayetana Fitz-James Stuart, la duquesa de Alba. EFE-ARCHIVO/Antonio Cotrim

María del Rosario Cayetana Victoria Alfonsa Fitz-James Stuart y de Silva, duquesa de Alba y duquesa de Berwick, nació en el madrileño palacio de Liria el 28 de marzo de 1926.
Hija de Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó, duque de Alba y de Berwick, y María del Rosario de Silva y Gurtabay, marquesa de San Vicente del Barco.
Fue bautizada en la capilla del Palacio Real de Madrid el 17 de abril de 1926, apadrinada por los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia.
Huérfana de madre a los seis años, su padre tenía 48 años cuando ella nació y circunstancias por las que estuvo muy unida a su progenitor, del que era su única descendiente.
El 12 de mayo de 1931, tras el advenimiento de la República, marchó con su familia al exilio, como otros muchos aristócratas españoles. Se instaló en París, donde estudió en el Colegio de la Asunción.
De regreso en España, pasó la guerra civil en Sevilla. Al término de la contienda su padre fue nombrado embajador de España en Londres, por lo que se instaló con él en la capital británica. Allí pasó la Segunda Guerra Mundial.
En abril de 1943 fue presentada en sociedad en el Palacio de las Dueñas, de Sevilla y su padre le cedió el ducado de Montoro.
Se casó en Sevilla el 12 de octubre de 1947 con Luis Martínez de Irujo y Artacoz, con quien tuvo seis hijos: Carlos, heredero de la Casa de Alba, Alfonso, Jacobo, Fernando, Cayetano y Eugenia.
Al morir su padre en 1953, se convirtió en la XVIII duquesa de Alba, además de ostentar los títulos que heredó tanto de su padre como de su madre.
En 1972 murió su marido, víctima de leucemia y en marzo de 1978 contrajo segundas nupcias con el exjesuita Jesús Aguirre.
La duquesa trabajó personalmente en los preparativos de la exposición Colección Casa de Alba, inaugurada en octubre del 2009 en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.
Aficionada a la pintura, fue retratada de niña, a caballo y vestida de corto, por Ignacio Zuloaga, y ha sido esculpida por Mariano Benlliure. Entre las obras de arte de su colección figuran un Picasso, la ‘Cayetana’ de Goya, un Fra Angelico y un Giovanni Bellini.
Siempre ha declarado sentirse muy unida a Sevilla, donde pasa largas temporadas. La ciudad la nombró Hija Adoptiva en 1968, cuenta con una plaza a su nombre y en 2011 el ayuntamiento hispalense colocó una estatua en su honor en los Jardines de Cristina.
Propietaria de grandes extensiones de olivares, cortijos y haciendas, Cayetana de Alba ha tenido algunos problemas con la administración, sus agricultores y algunos sindicatos. En 1990 la Junta de Extremadura expropió 2.500 hectáreas.
En 2010 fue distinguida por el gobierno de Rodríguez Zapatero con la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.
En los últimos años, la duquesa de Alba ha pasado por el hospital en varias ocasiones.
Operada en 2007 de una dolencia de espalda, fue intervenida en 2009 de unas piedras en la vesícula y poco después se le practicó un implante de neurocirugía en el cerebro. En abril de 2013 fue intervenida en un hospital de Roma al sufrir una rotura de fémur tras una caída.
Desde el 5 de octubre de 2011 está casada con Alfonso Díez Carabantes.
Sus dos aficiones principales son la pintura y el baile flamenco, arte que aprendió de Pastora Imperio y de Enrique el Cojo. Gran aficionada a los caballos, en sus años jóvenes llegó a rejonear, y fue el duque de Alburquerque quien le enseñó los secretos de la monta en la Academia Militar.EFE/DOC

Etiquetado con: ,
Publicado en: Protagonistas