ESPAÑA PARTIDOS

Dos mujeres con peso político lucharán por liderar el centroderecha español

El conservador Partido Popular (PP) español está inmerso en una dura lucha de poder por su presidencia, que por primera vez se dirimirá en unas primarias entre seis candidatos, entre ellos dos mujeres que formaron parte del anterior Gobierno presidido por Mariano Rajoy.
De izquierda a derecha, la exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y la exministra de Defensa y secretaria general del PP, MaríaDe izquierda a derecha, la exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y la exministra de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, flanqueadas por líderes de su partido. EFE/Juan Carlos Hidalgo

Se trata de la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría y de la exministra de Defensa María Dolores de Cospedal, dos pesos pesados del centroderecha español y ahora candidatas a liderar el PP, presidido hasta ahora por Rajoy, aunque tendrán que disputar el cargo con al menos otros cuatro aspirantes.

El PP afronta un proceso de renovación y de lucha interna de poder después de que Rajoy se viera forzado a dejar el Gobierno el 1 de junio -al perder una moción de censura presentada por los socialistas- y decidiera abandonar la política días más tarde para volver a ocupar un puesto como registrador de la propiedad.

Las dos candidatas tienen amplia experiencia política, son diputadas del Congreso y fueron la mano derecha de Rajoy en el Gobierno y en la dirección del PP, respectivamente. Y los medios españoles han aireado en más de una ocasión el distanciamiento y las desavenencias entre ellas.

Sáenz de Santamaría, de 47 años, fue la vicepresidenta durante los seis años y medio que Rajoy fue presidente del Gobierno, entre diciembre de 2011 y mayo de 2018.

De Cospedal, de 52 y ex ministra de Defensa, es presidenta regional del PP de Castilla-La Mancha (centro) desde 2006, y secretaria general nacional del partido desde 2008, aunque renunciará a este puesto para garantizar la imparcialidad del proceso electoral, informaron a Efe fuentes de su entorno.

Rajoy, que preside el PP desde 2004, anunció el 5 de junio que dejaría la presidencia del PP, momento en el que se dispararon las conjeturas sobre quiénes querrían sucederlo, con qué apoyos y si habría un candidatura de consenso.

El plazo de presentación de candidatos termina mañana, y los militantes podrán votarlos el 5 de julio -cosa que ocurre por vez primera en el PP-, aunque la elección final corresponderá a los compromisarios del partido en un congreso que se celebrará el 20 y 21 del mismo mes.

El PP afronta su renovación tras varios años en los que decenas de antiguos altos cargos del partido fueron procesados y condenados por varios casos corrupción.

Precisamente, los socialistas presentaron la moción de censura contra Rajoy justo después de que el PP fuera condenado como entidad jurídica a pagar 245.492 euros por beneficiarse económicamente de una trama de comisiones ilegales conocida como “Gürtel”.

Sáenz de Santamaría dijo en Madrid que se presenta con una candidatura que ofrece “humildad, responsabilidad e integridad”, lo que cree que quieren muchos militantes.

El suyo es un proyecto “abierto y en positivo” y piensa construirlo “escuchando y dialogando, cooperando e integrando”.

“Quiero ser la primera mujer que presida el PP” y “el Gobierno de España”, enfatizó por su parte Cospedal en una reunión de la dirección regional del PP en Toledo (centro).

La suya, indicó, es “una propuesta de integración y de suma positiva para el futuro” para “recuperar la unidad del centroderecha español”.
La decisión de presentarse, matizó De Cospedal, “no se toma a la contra, contra nadie” porque sería “muy mezquino”.

Las dos se disputarán el poder del partido con, al menos, cuatro candidatos más, cuatro hombres que también quieren dirigir y renovar el PP -ahora en la oposición- durante los próximos años y convertirse en candidato del centroderecha a presidente del Gobierno español en las próximas elecciones generales, que serán en 2020 como muy tarde.

Aunque la carrera por la sucesión está abierta, serían Sáenz de Santamaría y Cospedal las candidatas con más posibilidades, según la prensa, más cuando quien sonaba con más fuerza y parecía aunar mayor consenso para liderar el PP renunció ayer a presentarse.

Se trata del presidente regional de Galicia (noroeste), Alberto Feijoo, quien este lunes dijo que debía mantener su compromiso con los electores para mantenerse al frente de esa comunidad autónoma española hasta 2020.

También aspiran a presidir el partido el joven dirigente Pablo Casado, de 37 años, actual vicesecretario de Comunicación del PP; y el exministro de Asuntos Exteriores José Manuel García-Margallo, de 73 años y un veterano de la política.

Casado subrayó que él no llega “de nuevas” al partido ni es “árbitro de nada”, sino que se presenta para “ir hasta el final” y “ganar”.
Además, se presentan José Ramón García-Hernández, de 46 y responsable de Relaciones Exteriores del PP; y el expresidente de Nuevas Generaciones (juventudes) del partido de la región valenciana José Luis Bayo, de 40 y un desconocido en el ámbito de la política nacional. EFE

Publicado en: Análisis