Diplomacia científica en acción: Corea del Norte y la prohibición de pruebas

El secretario ejecutivo de la CTBTO Lassina Zerbo.El secretario ejecutivo de la CTBTO Lassina Zerbo.

Lassina Zerbo, secretario ejecutivo de la Comisión Preparatoria de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (CTBTO -siglas en inglés-) y Doctor en Geofísica

 

En medio de una serie de cumbres sin precedentes entre las dos Coreas y entre Estados Unidos y Corea del Norte, la posibilidad de lograr desnuclearizar la península de Corea puede que esté al alcance de la mano. Sin embargo, ese objetivo supone una tarea formidable.

La historia ha demostrado que las victorias diplomáticas conseguidas con mucho esfuerzo pueden ser de corta duración, lo que a menudo allana el camino para aumentar las tensiones y la hostilidad, y da lugar a nuevos avances en los programas nucleares y de misiles balísticos de Corea del Norte.

En demasiadas ocasiones, las grandes esperanzas de paz y seguridad duraderas en la península se han visto frustradas por la desconfianza y la animosidad. Pero no podemos permitir que las frustraciones de las experiencias pasadas determinen el avance de nuestro destino.

Lo pasado es prólogo, y creo firmemente que debemos aprovechar las oportunidades que se han presentado ante nosotros en los últimos meses. La diplomacia científica es un medio para lograr eso.

El concepto de diplomacia científica no es nuevo, pero tiene cada vez más sentido en un mundo marcado por una creciente complejidad. Desafíos como el cambio climático, la energía, la erradicación de la pobreza y la lucha contra las enfermedades no se limitan a países o regiones individuales. Tampoco el desafío de construir paz y seguridad.

Es lógico que la experiencia científica sea una parte fundamental en la búsqueda de soluciones a estos y otros problemas políticos. De hecho, en muchas de estas áreas, ninguna solución es posible sin buena ciencia y sin el trabajo de los científicos.

La ciencia ha podido conectar países, comunidades e individuos que de otra forma están divididos por conflictos o enemistad. Puede trascender las diferencias políticas y ayudar a generar confianza y comprensión.

El Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBT, por sus siglas en inglés) es uno de los mejores ejemplos del nexo entre la ciencia y la diplomacia, y puede ser útil para resolver la crisis en la península de Corea.

El tratado se abrió a la firma hace casi veintidós años. Desde entonces, la Comisión Preparatoria de la Organización del CTBT (CTBTO, por sus siglas en inglés) se estableció y mantiene el Sistema Internacional de Monitoreo, una red mundial de estaciones e instalaciones que pueden detectar explosiones nucleares.  También ha desarrollado experiencia en inspecciones sobre el terreno.

Aunque se habló inicialmente de invitar a expertos científicos de Estados Unidos y Corea del Sur a presenciar el cierre del sitio de pruebas nucleares Punggye-ri, al final solo estuvieron presentes periodistas internacionales para observar el evento.

Si bien el cierre del lugar es bienvenido, aquellos que lo presenciaron no poseían el equipo ni los conocimientos técnicos necesarios para evaluar adecuadamente las actividades realizadas para desmantelarlo.

Por el momento, creo que la República Popular Democrática de Corea (RPDC) perdió una oportunidad de brindar confianza adicional en su intención declarada de trabajar hacia la desnuclearización completa de la península coreana.

Sin embargo, la CTBTO está lista, en el marco de su mandato, para poner a disposición su experiencia y capacidad de monitoreo como parte de cualquier proceso liderado por Estados Unidos -o la comunidad internacional- para proporcionar una verificación fiable del desmantelamiento irreversible del sitio de ensayos.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo a periodistas en Seúl que estaba “seguro” de que la RPDC entendía que sería necesario verificar en profundidad el desmantelamiento de su programa nuclear, que naturalmente incluiría el lugar de pruebas.

Tenemos expertos y equipos listos para desplegar si nuestros Estados miembros nos lo piden.

De lo contrario, la comunidad internacional podría preguntarse si los túneles, equipamiento y otras infraestructuras relacionadas (con el lugar de ensayos) podrían reconstruirse con poca demora en caso de que las negociaciones se detengan o se rompa el acuerdo.

Kim Jong-un ya ha iniciado una suspensión del programa de ensayos nucleares de la RPDC y ha manifestado su voluntad de unirse a los esfuerzos internacionales para prohibir las pruebas atómicas. Si bien este compromiso verbal es una señal positiva, también debería considerarse seriamente la firma del CTBT como un paso concreto hacia una solución a largo plazo.

Firmar el CTBT, al igual que lo ha hecho Estados Unidos, sería una muestra contundente de la voluntad de la RPDC de avanzar hacia la desnuclearización verificable con poco o ningún inconveniente.

Esto me lleva a un hecho importante. El CTBT aún no está en vigor, a pesar de que su régimen de verificación está efectivamente “en funcionamiento”.

Aunque 183 Estados han firmado el tratado, ocho (Corea del Norte, China, Egipto, Estados Unidos, India, Irán, Israel y Pakistán) deben completar sus procedimientos de ratificación para que podamos decir que el tratado y su sistema de verificación están garantizados.

Esperamos que sigan el ejemplo de Tailandia, que deposita hoy sus instrumentos de ratificación, en coincidencia con la celebración de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Como secretario ejecutivo del CTBTO, mi objetivo es asegurar que nuestro gran esfuerzo en la diplomacia científica esté garantizado para siempre. Resolver la situación en la península coreana con la ayuda de nuestra experiencia y expertos ofrece un camino con el potencial de hacer de esto una realidad.

 

NOTA: Este artículo forma parte del servicio de firmas de la Agencia EFE al que contribuyen diversas personalidades, cuyos trabajos reflejan exclusivamente las opiniones y puntos de vista de sus autores.

imagen

imagen