Diálogo de paz de Chipre afronta un destino incierto tras el nuevo parón

El revés sufrido por las conversaciones de paz entre greco y turcochipriotas ponen de manifiesto la crispación que persiste entre ambas comunidades y vuelven a dejar en el aire el futuro de la isla dividida, a pesar de los sustanciales avances logrados por sus líderes en los últimos dos años.
Nicosia (Chipre) 15.11.2016.- Estudiantes grecochipriotas protestan con motivo del aniversario de la República Turca del Norte de Chipre (RTNC). EFE/Nicosia (Chipre) 15.11.2016.- Estudiantes grecochipriotas protestan con motivo del aniversario de la República Turca del Norte de Chipre (RTNC). EFE/Archivo/Katia Christodoulou

 

Flora Alexandrou

 

El abandono el pasado día 16 por parte del líder turcochipriota, Mustafá Akinci, de la mesa de diálogo con el líder grecochipriota, Nikos Anastasiadis, y su decisión de no acudir a la cita del 22, ha puesto en peligro todo el proceso.

El detonante fue la decisión del Parlamento grecochipriota de incluir en una ley educativa la conmemoración en las escuelas grecochipriotas del aniversario del referéndum de 1950 a favor de la denominada “Enosis” (Unión) a Grecia, una ideología anacrónica que se aprobó a iniciativa del partido neonazi ELAM, ultranacionalista y contrario al proceso de paz.

“Los turcochipriotas tienen una pesadilla con la ‘Enosis’ similar a la que tienen los grecochipriotas con la anexión de la parte ocupada (norte) por Turquía”, apunta a Efe el experto de Política internacional y consejero del negociador grecochipriota, Tumasos Tsielipis.

Para Tsielipis, la aprobación de la ley es un “completo error”, pues era “previsible que iba a ser utilizada por aquellos que no quieren una solución”, lo que no es el caso ni de Anastasiadis ni de Akinci, ambos defensores de una solución.

“Sería una lástima que llegado el punto en que estamos, en esta fase final, el proceso fracasara”, sostiene Tsielepis, quien recuerda que en enero se dio un impulso importante con la presentación de mapas y una primera discusión sobre el capítulo de seguridad con la propia Turquía.

“Quizás Turquía no está lista para discutir el capítulo de seguridad debido al referéndum de abril”, se plantea Tsielepis, en alusión al plebiscito constitucional para convertir a Turquía en una república presidencialista, previsto para el 16 de abril.

La cuestión de seguridad y garantías es uno de los seis capítulos de las negociaciones y afectan a la presencia de las denominadas potencias garantes -Turquía, Reino Unido y Grecia- en una Chipre confederada, bizonal y bicomunal.

La contribución de Turquía, considerada clave en este conflicto, ha sido hasta ahora solo retórica, ya que insiste en el mantenimiento de las potencias garantes y de una presencia en la isla de tropas turcas también después de una solución.

“Akinici trata de ganar tiempo y utiliza la cuestión del ‘dia de enosis’ para reforzar la postura de Turquía de mantener sus tropas en la isla”, ha dicho estos días el ministro de Exteriores, Ioannis Kasulidis, quien calificó de “irreconocible” a la parte turcochipriota en comparación con la reunión en Ginebra el pasado mes.

Lo que es indudable para los analistas partidarios de la unificación de la isla como Tsielipis es que el freno puesto por el parlamento grecochirpiota le ha hecho el juego no solo a los nacionalistas dentro de esta comunidad, sino también a Turquía.

Anastasiadis ha calificado repetidamente el voto de incorrecto e inapropiado, y su partido presentó estos días una propuesta en el parlamento para dejar en manos del Ministerio de Educación la decisión sobre si se debe o no conmemorar la controvertida fecha en las escuelas.

“Espero que la parte turcochipriota y Turquía cambien de opinión, pero eso no lo veo antes del referéndum de abril”, dijo Anastasiadis en una entrevista con un medio local, dejando así claro que también él ve una relación clara entre la suspensión de las conversaciones y el plebiscito.

Por su parte, el portavoz de la comunidad turcochipriota, Baris Burcu, criticó a la parte grecochipriota por no corregir el “error” de una decisión tomada a iniciativa del partido neonazi ELAM. EFE

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Análisis