Día de la Diabetes, un 9 % de tipo 2 sufren retinopatía

En el Día de la Diabetes se recuerda que un 9 % de las aproximadamente 600.000 personas que sufren diabetes tipo 2 y son tratadas en atención primaria presentan algún grado de retinopatía diabética.
EFE/Archivo/Gerardo MoraEFE/Archivo/Gerardo Mora

 

Con motivo del Día Mundial de la Diabetes, que se celebra este año bajo el lema “Ojo con la diabetes”, se insiste en que detectar y tratar de forma precoz esta patología mejora el pronóstico de la afectación visual de la diabetes.
Con este Día Mundial se quiere fomentar la concienciación sobre la prevalencia creciente de esta enfermedad, sobre todo la de tipo 2, que se adquiere con la edad, sobre la importancia de los estilos de vida saludables y el autocuidado en la prevención y en el tratamiento para reducir la aparición de complicaciones futuras.
Una vez más, las actividades y los mensajes van dirigidos a promover la detección precoz y el tratamiento a tiempo de la afectación visual de la diabetes, para evitar la pérdida de visión.
En países industrializados, la diabetes es causa importante de diferentes dolencias como ceguera, enfermedad cardiovascular, insuficiencia renal y amputaciones, especialmente en personas sin un control adecuado de la enfermedad y de los factores de riesgo cardiovascular.
Según la Federación Internacional de Diabetes, de los 415 millones de personas en el mundo con esta enfermedad, una tercera parte desarrollará algún grado de retinopatía diabética, afectación que puede conducir a la pérdida de visión y la ceguera.

Definición, ¿que es la diabetes?:

La diabetes mellitus, o simplemente la diabetes, es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no puede producir insulina o cuando el cuerpo no puede hacer un buen uso de la insulina que produce. La insulina es una hormona producida por el páncreas que actúa como una llave que permite que la glucosa de los alimentos que ingerimos pase de la sangre a las células del cuerpo para producir energía. Todos los alimentos ricos en hidratos de carbono se descomponen en glucosa en la sangre. La insulina ayuda a la glucosa a entrar en las células.
La incapacidad de producir insulina o de utilizarla de manera eficaz conduce a niveles elevados de glucosa en sangre (conocida como hiperglucemia). Los altos niveles de glucosa durante un período de tiempo prolongado se asocian con daños corporales y fallos en varios órganos y tejidos.

Hay tres tipos principales de diabetes (Federación Internacional sobre la Diabetes (http://www.idf.org/):

Tipo 1: es conocida también como diabetes juvenil. Generalmente es causada por una reacción autoinmune en la que el sistema de defensa del cuerpo ataca las células que producen insulina.

Tipo 2: la diabetes no-insulino dependiente o diabetes del adulto, representa como mínimo el 90% de todos los casos de diabetes. Se caracteriza por una resistencia a la insulina, por una relativa deficiencia de insulina o por ambas cosas a la vez.

La diabetes gestacional (DMG): es una forma de diabetes que consiste en altos niveles de glucosa en sangre durante el embarazo. La DMG generalmente desaparece después del embarazo, pero las mujeres con DMG y sus hijos corren un riesgo mayor de desarrollar diabetes tipo 2 más adelante en la vida. EFE-doc

 

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Documentos