La deuda pública bate récord histórico

La deuda pública alcanzó entre enero y marzo los 1,095 billones de euros, un nuevo récord con el que además se supera por segunda vez desde que existen registros en el Banco de España (1995) la "barrera psicológica" del 100 % del PIB.
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, durante una comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados . Efe-AEl gobernador del Banco de España, Luis María Linde, durante una comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados . Efe-Archivo/Emilio Naranjo

La primera vez fue en el primer trimestre de 2015, cuando llegó al 100,2 %, mientras que ahora la deuda de las administraciones ha alcanzado el 100,5 % del valor estimado del conjunto de los bienes y servicios del país.
Desde entonces, en los tres siguientes trimestres de 2015, en porcentaje de PIB, la deuda había ido disminuyendo, pero ahora se ha vuelto a producir un alza.
En millones de euros -sin tener en cuenta el alza paralela del PIB- la deuda del conjunto de las administraciones ha ido rompiendo récords cada mes y cada trimestre desde 2008.
De hecho, el endeudamiento público se ha triplicado desde que comenzó la crisis económica, y ha pasado de suponer un 36,3 % del PIB en 2007 a elevarse sobre el 100 % actualmente, tras sobrepasar la barrera del billón de euros en mayo de 2014.
En el primer trimestre de 2016, la deuda creció 22.969 millones respecto al cierre de 2015 (un 2,14 %) y 43.350 frente a un año antes (un 4,12 %).
En concreto, la administración central tuvo una deuda del 74,4 % del PIB (810.066 millones) las comunidades autónomas del 24,3 % (264.174 millones), las corporaciones locales del 3,2 % (35.083 millones), mientras que la Seguridad Social tuvo un saldo positivo de 1,3 % de PIB (14.184 millones).
La deuda pública se define como el dinero que todas las administraciones (central, autonómica, municipal, diputaciones..) piden prestado para financiar sus gastos e inversiones
Aunque la deuda pública no representa un problema para un país si se mantiene dentro de unos términos razonables, puede convertirse en un peligroso lastre cuando alcanza magnitudes muy elevadas, porque obliga a destinar al pago de intereses recursos antes empleados para sanidad, obras públicas, educación, etc.
En cualquier caso, el comportamiento del resto de variables del cuadro macroeconómico (tipos de interés, inflación, crecimiento, mercados financieros) es determinante en los efectos que un elevado volumen de deuda tiene sobre la economía.
Los expertos coinciden en que en un escenario de crecimiento débil o negativo o de incremento sostenido de la inflación o los tipos de interés, una deuda en niveles tan altos como la de España puede debilitar profundamente la economía.Efe/Doc