Descienden las remesas de residentes comunitarios hacia fuera de UE, en 2016

La cantidad de dinero enviado por ciudadanos residentes en la Unión Europea (UE) a países terceros descendió en 2016, pasando de 31.300 a 30.300 millones de euros, según informa la agencia europea de estadística, Eurostat.
Vista general del museo del Louvre con la pirámide de cristal, en París. EFE/Archivo/JAVIER LIZONVista general del museo del Louvre con la pirámide de cristal, en París. EFE/Archivo/JAVIER LIZON

 

En el conjunto, las remesas recibidas por la UE se mantuvieron estables en los 9.900 millones de euros, lo que deja un saldo negativo en las transferencias personales de -20.400 millones de euros.

Eurostat destaca que la mayor parte de estas remesas son transferencias de emigrantes a su país de origen. España, donde tan solo se recogen en la estadística las transferencias realizadas por trabajadores, es el tercer país desde el que se envían más remesas (su valor asciende a 6.765 millones euros), sólo por detrás de Reino Unido y Francia, con 7.086 y 9.986 millones, respectivamente. 

Por otra parte, Portugal (3.343 millones), Polonia (3.014 millones) y Reino Unido (2.454 millones) son los países que más remesas reciben desde el extranjero.

Luxemburgo (33 millones) o Eslovaquia (223) destacan porque tan solo el 3,03 y el 0,44 % de las transferencias entrantes, respectivamente, proceden de países extracomunitarios. Pese a ello, las cifras sobre población son un punto de partida importante.

 

Datos de población UE

Respecto a la población de la Unión Europea se situó en enero de 2017 en 511,8 millones de personas frente a los 510,3 millones registrados en el mismo mes del año anterior, un impulso positivo debido a la migración recibida en territorio comunitario.

Entre los datos sobre inmigración, Eurostat muestra que la inmigración impulsa la población europea, hasta los 512 millones de personas. Según las estimaciones de la oficina europea, en 2016 se registraron tantos nacimientos como fallecimientos de ciudadanos comunitarios (5,1 millones), por lo que el cambio natural de población fue neutro y el aumento respecto al año anterior se atribuye a la migración neta.

Este aumento poblacional supone un millón y medio más de ciudadanos comunitarios a principios de 2017 frente a las cifras de principios de 2016.

Los mayores incrementos de población se registraron en Luxemburgo (con 19,8 residentes más por cada mil habitantes), Suecia (14,5 por cada mil), Malta (13,8 por cada mil), Irlanda (10,6 por cada mil) y Austria (9,5 por cada mil).

Por el contrario, los mayores descensos se dieron en países del norte y este de Europa como Lituania (con 14,2 residentes menos por cada mil habitantes), Letonia (9,6 por cada mil), Croacia (8,7 menos por cada mil), Bulgaria (7,3 por cada mil) y Rumanía (6,2 por cada mil).

España registró un incremento de 1,9 habitantes por cada mil en su población, al pasar de 46,44 millones en 2016 a 46,53 en 2017.

En términos absolutos, Alemania continua copando la mayor porción de ciudadanos comunitarios, con 82,8 millones (16,2 % del total), por delante de Francia (67 millones, 13 % del total), Reino Unido (65,8 millones, 12,9 %), Italia (60,6 millones, 11,8 %) o España (46,5 millones, 9,1 %).

La tasa bruta de natalidad fue más elevada en países como Irlanda (13,5 nacimientos por cada mil habitantes) o Suecia (11,8 por cada mil), mientras que los Estados miembros del sur registraron datos más reducidos, con Italia (7,8), Portugal (8,4), Grecia (8,6) y España (8,7) marcando los datos más bajos de la UE en este aspecto.

Un total de 5,1 millones de bebés nacieron en los Veintiocho en 2016, 11.000 más que en el año anterior, con una tasa bruta de natalidad a nivel europeo de diez nacimientos por cada mil habitantes.

Frente a esos datos, la tasa bruta de mortalidad fue más reducida en Irlanda, Chipre (ambos con 6,4 muertes por cada mil habitantes) y Luxemburgo (6,8) y registró cotas más altas en Bulgaria (15,1), Letonia (14,6) y Lituania (14,3).

 

 

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Documentos